Personal, recientes

ANTES…

Antes, las noches eran silenciosas, tranquilas.

Solo me desvelaba un dedo en mi espalda y un susurro al oído “mamá, tetita”
Antes, las noches eran bonitas. Cerraba los ojos mirándola, acariciando su pelo, dándole gracias por existir.

Ahora todo ha cambiado.
Tengo que recordarle cada noche que mamá está a su lado, que no debe preocuparse por nada.
La tos nos despierta. Parece que hoy tampoco le dará tregua.
Creo que ella no se recuerda sana. Y yo ya empiezo a olvidar esa tranquilidad, la placentera certeza de que todo va bien.

Hoy ha vuelto a vomitar.
¿Serán las alubias? ¿Algo nuevo? ¿Nos hemos equivocado?

Las preguntas se amontonan en mi cabeza mientras seco sus lágrimas, limpio su boca y vuelvo a recordarle que mamá está a su lado.
La cojo en brazos y se me duerme recostada sobre mi hombro. Soy su mayor consuelo…

A veces me pregunto si esto siempre será así. Me encantaría que olvidara las noches en vela, sentadas en el sofá, abrazadas, consolando su llanto mientras disimulaba el mío. Me encantaría que olvidara mis agobios, mis preocupaciones…ésas que me mantienen siempre alerta y que han apagado mi sonrisa. Me encantaría ser quien ella necesita, justo lo que espera de mí, estar a su altura. Me encantaría que mañana se despertara y yo pudiera decirle que todo ha sido un mal sueño e irnos a desayunar churros, como hacíamos antes.

Me encantaría que no sufriera. Porque ningún niño merece sufrir. Porque verla sufrir me consume.

Solo nos queda la paciencia. Y mantener fuertes los brazos para sostenerla cada vez que lo necesite.

 

 

Estas letras las escribí en Marzo del pasado año. Solo sabíamos que era alérgica a la leche y al huevo. Desconocíamos sus otras siete alergias alimentarias…

No pude publicarlo antes. Cuando lo leía me emocionaba demasiado…

Ahora, poco a poco, todo va mejor. Ya ha superado 7 alergias (entre ellas, la leche y el huevo) y eso me ha dado la fuerza necesaria para compartir con vosotras estas palabras que una noche escribí desde la desesperación y la angustia.

Y es que, solo las mamis y los papis de peques con alergias alimentarias saben lo durísimo que puede llegar a ser…

 

 

Total de visitas Visitas hoy
Anterior post Siguiente post

También puede interesarte

4 Comentarios

  • Responder Mi Mundo con Peques 1 febrero, 2018 en 16:21

    Puro amor, puro sentimiento… como siempre… Me alegra tanto que las haya superado… tantísimo… De verdad… Nosotros, por suerte, no tenemos ni hemos tenido ninguna alergia alimentaria… Pero, quizás, por otras cosas sí puedo saber cómo te sientes y cómo te sentiste. La vida es esto, ir superando cosas, obstáculos… y disfrutar aún con todo. Y sonreír y tranquilizar a tu hijo, aunque por dentro estés llorando. Un abrazo enorme y mil besos

  • Responder Lidita Swan 3 febrero, 2018 en 12:42

    Joder que bonito.

    Te entiendo tanto, mi hija ahora es alérgica al huevo y lo hemos pasado muy bien porque tiene el tipo de alergia que puede provocarle asfixia. Estoy pendiente durante el día y encima el otro día cuando le dí un jarabe para la tos resulto ser alérgica y tuvimos que salir pitando para urgencias.

    En ese momento sentí que se me salía el corazón del pecho, miedo mucho miedo, pero ellos son fuerte y esta racha acabará verás que sí.

    Me alegro que tu peque haya superado alguna de las alergias.

    un abrazo

  • Responder M. José Gragera 3 febrero, 2018 en 16:47

    En la vida tenemos que ir superando todos los baches que nos surjan. A veces nos toca hacernos las fuertes para que otros lo puedan ser y dar ejemplo, por muy duro que resulta.

  • Responder Una madre legal 6 febrero, 2018 en 09:59

    Qué bonito. Sin duda, eras todo lo que necesitabas. A veces nos exigimos demasiado.

    Me alegro de que la situación haya mejorado tanto. Y ojalá pronto las alergias que quedan estén superadas y volváis a disfrutar libre de preocupaciones.

    Un abrazo.

  • Dejar un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: