Categoría de Navegación

Personal

MAMÁ, QUIERO VOLVER A SER UN BEBÉ

Me hace mucha gracia escuchar eso de que cuando éramos pequeños queríamos ser mayores y ahora que lo somos daríamos cualquier cosa por volver a ser pequeños.

Siempre con nostalgia.

Con cierta melancolía.

Y es que, cuando eres una niña o un niño, quieres crecer porque todo el mundo te empuja a querer hacerlo. Continuar leyendo

REVISIÓN DE NIÑO SANO O CÓMO PREOCUPAR A UNA MADRE SIN MOTIVO

Tuve una buena pediatra. De las que además saben de lactancia. Solo las buenas pediatras saben de lactancia porque para ser experto en esos temas tienes que tener inquietudes, vocación, interés… solamente los buenos profesionales se actualizan. Los demás, se acomodan en lo que estudiaron hace décadas y no quieren salir de su zona de confort.

Pues yo tenía una pediatra excepcional. Pero se ha jubilado. Para mí, un drama.

Las alternativas que hay no son ni por asomo similares. Continuar leyendo

MOMENTOS

Estoy convencida de que mi hija no recordará aquel pompero de La Patrulla Canina. Apenas me costó unos céntimos y acabó desparramo por el suelo minutos después de comprarlo. Pero seguro recordará los ratos de parque, haciendo pompas y corriendo como locas tras ellas.

Probablemente no recordará a su muñeca Elsa, la que le trajo Papá Noel aquella Navidad. Era tan pequeña… pero seguro recordará cómo la peinábamos, le cambiábamos la ropa y la maquillábamos. Continuar leyendo

LA CRIANZA RESPETUOSA QUE NO RESPETA

Yo nunca elegí un método para criar a mi hija. Comencé haciéndolo lo mejor que pude y supe y fue al cabo del tiempo cuando descubrí que mi forma de educarla correspondería a lo que conocemos como crianza respetuosa.

¿Y en qué consiste?

Básicamente trata de respetar los ritmos del niño o niña, atendiendo a sus necesidades, sin presionarles y con la empatía y la paciencia por bandera. Hace poco os contaba en un post cómo aplicaba yo esta crianza en el día a día. Continuar leyendo

PUESTOS A ODIAR…

Parece ser que para encajar tienes que odiar.

Al que piensa diferente.

A quien no cree en lo que tú crees.

A la que no hace las cosas como tú las harías.

A quienes consiguen lo que a ti te gustaría conseguir. Continuar leyendo