• Canciones

    CANCIÓN VII: EN MI CORAZÓN VIVIRÁS

    Hay canciones que, aunque las conoces de toda la vida, tocan tu corazón cuando menos te lo esperas. Y eso es lo que me ha ocurrido con una de las canciones que forman la B.S.O. de Tarzán. Acababa de ser rescatado por una gorila que, tras descubrirle, decidió asumir el papel de madre puesto que había perdido a toda su familia. Y al verle llorar, le consuela con esta nana:

  • Canciones

    CANCIÓN VI: SOLO TÚ

    Son muchos los sentimientos que afloran cuando descubres que estás embarazada. De repente, todo sabe diferente, todo huele diferente, todo se siente diferente. Es una espera demasiado larga, los días parece que no pasan y de repente te encuentras midiendo el tiempo en ecografías (quedan 16 días volver a verlo, 8 días, 2 días…) porque sentir y ver a tu bebé es lo que te aviva de verdad.   “Quiero desnudarme para verte, y me toco por tocarte, y en el silencio siento que te hablo a ti. No te conozco y ya te amo como no he amado a nadie…”  

  • Canciones

    CANCIÓN IV: LA CUNA DEL INOCENTE

    Hay canciones que aunque no tengan nada que ver conmigo, me llegan al alma. LA CUNA DEL INOCENTE, de El Barrio, cuenta la historia de cómo vive la paternidad un hombre separado de su mujer. Lo que siente cuando está con su hijo, lo que le duele dejarle, cuánto le echa de menos… Y lo duro que es responder a según qué preguntas.   “No te duermas todavía, déjame mirar tus ojos vida mía. Tu risa me sirve de consuelo. Hoy a mi lado y mañana tan lejos, ay vida mía…”  

  • Canciones

    CANCIÓN III: QUIERO DARTE EL CIELO

    He trabajado con muchos artistas pero nadie como ella. Sin duda, de lo mejor que me ha pasado en mi profesión ha sido compartir camino con Merche. Una mujer increíble, una artista completísima, una trabajadora incansable. Nunca tendré suficientes palabras de agradecimiento por lo fácil que hacía siempre trabajar a su lado. Fue un auténtico lujo para mí.

  • Canciones

    CANCIÓN II: RESPIRAS Y YO

    No sé qué tiene esta canción pero es de las que te encogen, te hacen sentir escalofríos y te emocionan. La he escuchado esta semana infinidad de veces pero por más que la escucho no pierde esa magia que hace que se me salten las lágrimas recordando el momento en el que vi a mi pequeña por primera vez.