• Reflexiones

    MANOS VACÍAS

    Hoy sentí que tu niñez, poco a poco, se iba escapando entre mis dedos. Hoy, que no me has dejado darte un beso de buenas noches ni ponerte el pijama. Hoy, un día dominado por los «yo puedo» y los «yo sé solo». Hoy, que preferiste comerte la comida sin mi ayuda. Que cogiste la servilleta y te limpiaste la boquita antes de beber agua. Hoy, que no tuve que sostenerte el vaso para que no se te cayera.

  • Reflexiones

    CUANDO GRITO

    Cuando grito se para el tiempo. Y ese grito parece eterno mientras tu mirada se clava en la mía. Y siento que he perdido. Y que también te he perdido a ti. Aunque sea por un momento. Aunque solo sea un poquito. Desconectamos.

  • Personal

    MAMÁ, ¿ESTÁS BIEN?

    A veces no nos damos cuenta de lo importantes que son los pequeños gestos. Educar con el ejemplo es mucho más que no decir tacos o comer mucha fruta. Educar con el ejemplo es EDUCAR, así, en mayúsculas. Porque todas y todos sabemos que nuestras criaturas son auténticas esponjas y no pierden detalle.

  • Personal

    ADORO SER MAMÁ: PREMIO BLOGOSUR AL MEJOR BLOG PERSONAL 2018

    A partir de ahora, el 24 de Noviembre será una fecha a marcar en el calendario: el día que se entregaron los premios blogosur 2018. Y es que una no está acostumbrada a ser protagonista más que de su propia vida. En mi profesión, muy desagradecida por cierto, te acostumbras a que el éxito es gracias a los demás y los fracasos tu responsabilidad. El mundo de la música es así. Quizá por eso no esperaba nada de la gala  más que disfrutar y pasar un buen rato. ¡Cómo iba a imaginar que me concederían el premio al mejor blog personal del año!

  • recientes,  Reflexiones

    LAS ÚLTIMAS VECES

    Hablamos con frecuencia de lo felices que nos hacen las primeras veces de nuestros hijos. Las vivimos con una intensidad indescriptible. Nos marcan.  Anotamos el día en que dicen su primera palabra. Nunca olvidaremos la primera vez que nos sonrieron y tenemos decenas de fotos del día en que dieron sus primeros pasos. Su primer paseo, el primer día de playa, su primer baño. Son cientos. Y nuestra memoria no nos falla recordando al milímetro cada una de ellas. Pero… ¿qué pasa con las últimas veces? Ésas que llegan sin avisar y de las que no eres consciente hasta que no pasa el tiempo.