• Reflexiones

    LO QUE NUNCA ME CONTARON DE LA MATERNIDAD

    Antes de ser madre escuchas (y ves) de todo. Más o menos tienes una ligera idea de que tu vida difícilmente volverá a ser la misma. Eres consciente de que dormirás mal y menos. De que llegará un momento en el que casi no puedas ni ir al baño sola. Sabes que tendrás que cambiar muchos cafés con amigas por tardes de parque. Pero hay cosas para las que no estás preparada. Cosas que no sabes y que nadie te cuenta. Cuando te conviertes en madre, conoces el verdadero significado de la palabra miedo. Porque ya un resfriado puede acabar en bronquiolitis. Porque comienzas a darte cuenta de la cantidad de…

  • Reflexiones

    MANOS VACÍAS

    Hoy sentí que tu niñez, poco a poco, se iba escapando entre mis dedos. Hoy, que no me has dejado darte un beso de buenas noches ni ponerte el pijama. Hoy, un día dominado por los “yo puedo” y los “yo sé solo”. Hoy, que preferiste comerte la comida sin mi ayuda. Que cogiste la servilleta y te limpiaste la boquita antes de beber agua. Hoy, que no tuve que sostenerte el vaso para que no se te cayera.

  • Reflexiones

    CUANDO GRITO

    Cuando grito se para el tiempo. Y ese grito parece eterno mientras tu mirada se clava en la mía. Y siento que he perdido. Y que también te he perdido a ti. Aunque sea por un momento. Aunque solo sea un poquito. Desconectamos.

  • recientes,  Reflexiones

    LAS ÚLTIMAS VECES

    Hablamos con frecuencia de lo felices que nos hacen las primeras veces de nuestros hijos. Las vivimos con una intensidad indescriptible. Nos marcan.  Anotamos el día en que dicen su primera palabra. Nunca olvidaremos la primera vez que nos sonrieron y tenemos decenas de fotos del día en que dieron sus primeros pasos. Su primer paseo, el primer día de playa, su primer baño. Son cientos. Y nuestra memoria no nos falla recordando al milímetro cada una de ellas. Pero… ¿qué pasa con las últimas veces? Ésas que llegan sin avisar y de las que no eres consciente hasta que no pasa el tiempo.