• recientes,  Reflexiones

    MOMENTOS

    Estoy convencida de que mi hija no recordará aquel pompero de La Patrulla Canina. Apenas me costó unos céntimos y acabó desparramo por el suelo minutos después de comprarlo. Pero seguro recordará los ratos de parque, haciendo pompas y corriendo como locas tras ellas. Probablemente no recordará a su muñeca Elsa, la que le trajo Papá Noel aquella Navidad. Era tan pequeña… pero seguro recordará cómo la peinábamos, le cambiábamos la ropa y la maquillábamos.

  • recientes,  Reflexiones

    LA CRIANZA RESPETUOSA QUE NO RESPETA

    Yo nunca elegí un método para criar a mi hija. Comencé haciéndolo lo mejor que pude y supe y fue al cabo del tiempo cuando descubrí que mi forma de educarla correspondería a lo que conocemos como crianza respetuosa. ¿Y en qué consiste? Básicamente trata de respetar los ritmos del niño o niña, atendiendo a sus necesidades, sin presionarles y con la empatía y la paciencia por bandera. Hace poco os contaba en un post cómo aplicaba yo esta crianza en el día a día.

  • recientes,  Reflexiones

    ESO SOLO LE PASA A LOS DEMÁS

    Cuando escuchamos una noticia en la televisión sobre un intento de secuestro en la puerta de un colegio o sobre algún profesor que ha abusado sexualmente de una alumna nos llevamos las manos a la cabeza. Y creo que inconscientemente pensamos: “eso solo le pasa a los demás” Igual que el cáncer, los accidentes de tráfico o el acoso escolar. Nunca te planteas que una desgracia así vaya a caer en tu familia.

  • recientes,  Reflexiones

    MI HIJA NO ES MAYOR

    Nos pasamos casi media vida queriendo crecer y el resto añorando nuestra niñez, sin hipotecas, sin jefes, sin preocupaciones. Siempre me he preguntado por qué cuando somos niños tenemos tantas ganas de ser mayores. Cuando eres pequeño crees que las cosas guays y divertidas solo las hacen “los grandes” pero realmente creo que el motivo principal por el que deseamos crecer es porque desde chiquititos nos enseñan que ser pequeño es malo.