• Colaboraciones,  recientes

    NUESTRA CAJITA BEBENUBE DE NOVIEMBRE

    Como sabéis, todos los meses recibimos en casa nuestra caja Bebenube. Se trata de una caja sorpresa que contiene de 5 a 7 productos para el bebé y cuyo valor es bastante superior al que pagas por la suscripción. Y no solo puedes comprarla para ti. También puedes suscribirte para que le llegue a quien tú quieras, a modo de regalo, y con mensaje personalizado. De momento ningún mes nos han decepcionado. ¡Y ya llevamos casi un año con ellos!

  • recientes,  Variados

    UMBILICAL: UNA BANDA SONORA PARA EL EMBARAZO

    Quien me conoce sabe que la música ha sido mi vida desde que tengo uso de razón. Y desde que soy madre, la disfruto de otra manera. No sé si os habrá pasado lo mismo pero cualquier canción de amor ya me recuerda a mis hijos y hay algunas canciones que soy incapaz de escuchar sin emocionarme porque me recuerdan a mi embarazo. Si tuviera que elegir dos, una de ellas sería Bienvenido al mundo (la escuchaba sin cesar durante el embarazo de Alessandra) y la otra Respiras y yo (me transporta a los últimos días del embarazo de Marcelo). Ésa es la magia de la música. Por eso me…

  • recientes,  Reflexiones

    LAS ÚLTIMAS VECES

    Hablamos con frecuencia de lo felices que nos hacen las primeras veces de nuestros hijos. Las vivimos con una intensidad indescriptible. Nos marcan.  Anotamos el día en que dicen su primera palabra. Nunca olvidaremos la primera vez que nos sonrieron y tenemos decenas de fotos del día en que dieron sus primeros pasos. Su primer paseo, el primer día de playa, su primer baño. Son cientos. Y nuestra memoria no nos falla recordando al milímetro cada una de ellas. Pero… ¿qué pasa con las últimas veces? Ésas que llegan sin avisar y de las que no eres consciente hasta que no pasa el tiempo.

  • Colaboraciones,  recientes

    CONSERVANDO RECUERDOS CON MYRETROBOX

    Cuando nos convertimos en madre automáticamente nuestra cabeza empieza a almacenar cientos de recuerdos y de primeras veces pero lo cierto es que nos damos cuenta de la necesidad de un espacio físico donde conservar lo que no puede conservarse en nuestra mente. En el primer cumpleaños de Alessandra, le compramos una caja monísima donde guardamos su primer plato, la ropita con la que salió del hospital, su primer cepillo de dientes, su primer babero, la pulsera que le ponen al nacer… lo típico creo, lo que guardamos casi todas.