• recientes,  Reseñas

    EL EMOCIONÓMETRO DEL INSPECTOR DRILO EL COCODRILO

    Me encanta leer. Por desgracia tengo menos tiempo del que me gustaría para dedicar a la lectura pero procuro inculcarle a mis hijos el amor por los libros. De hecho, con apenas 22 meses, Marcelo los devora. Y nunca tiene suficiente. Siempre quiere otro, y otro, y otro. Así que, con el paso de los meses, hemos ido creando nuestra particular biblioteca en su habitación, con gran cantidad de libros tanto para él como para su hermana, a la altura de sus manos para que puedan coger el que le apetezca cuando les apetezca. Me gustaría estrenar esta sección con un libro maravilloso que ha causado auténtico furor en casa…