DIARIO DE UNA BIMADRE #semana1

Hace unos días, tras estas semanas de forzoso descanso, pensé que necesitaba desahogarme. Por todo lo que estaba pasándome, por tanto cambio, tanta frustración. Pero desahogarme donde me sintiera comprendida y no juzgada, donde pudiera ser yo misma. Y solo hay un lugar donde poder abrir mi corazón plenamente sin sentirme extraña: aquí, en mi blog.

Por eso inauguro esta sección. Al fin y al cabo, esta página nació con ese fin. Y entre cuentos, posts informativos y reflexiones varias había dejado a un lado la verdadera razón por la que existía “Adoro ser mamá”. Iba a ser mi rincón, mi pequeño diario, mi desahogo… 

Así que más vale tarde que nunca.

Acabo de pasar una semana complicada. No voy a profundizar mucho porque no os quiero aburrir. Prefiero quedarme con el lado positivo: a mi padre le han dado el alta porque el tumor que le habían localizado es benigno (no os digo nada del susto que nos hemos llevado…) y Alessandra ha superado la alergia a la soja. Ya solo le queda el garbanzo en Mayo, y superada ésa le darán el alta y a olvidarnos de leer etiquetas (salvo para desterrar el aceite de palma).

Para celebrarlo le compré un maxi huevo de chocolate, el más grande que encontramos je je. Resulta que, cuando le diagnosticaron la alergia a la leche (justo dos días después de su tercer cumpleaños y un día antes de la fiesta de celebración) dejamos sin abrir una caja con huevos de chocolate que le había comprado. Imaginaos su llantina porque se los quería comer y no podía… Le duró varios días el disgusto.

Y le prometí que, en cuanto se curara, lo primero que le compraría sería uno.

Y yo siempre cumplo mis promesas.

Cuatro meses después de que supiéramos que era alérgica a la leche y al huevo, le diagnosticaron las otras siete alergias alimentarias (incluida la soja) por lo que todo se complicó mucho. Pero poco a poco las ha ido superando. En cuanto tenga un pelín más de tiempo os contaré con detalle cómo ha sido todo el proceso…

Ahora llega la calma. Empezaremos a reponernos económicamente (o al menos eso espero) después del agujero que nos ha supuesto la comida “especial” que hemos estado comprando durante un año (¡de vergüenza los precios abusivos!). Y sobre todo la tranquilidad de que no habrá más brotes, ni vómitos, ni bronquitis encadenadas… ni preocupaciones, ni llantos, ni esa frase que me mataba “mamá, ¿cuándo me voy a curar?”… porque no conocía la respuesta.

Empezamos una nueva etapa en familia con nuestra atención puesta en Marcelo y en sus continuas laringitis. En unas semanas tenemos cita con el neumólogo/alergólogo. Ya os contaré…

No sabemos de dónde vienen tantas laringitis encadenadas. Ahora mismo está pasando por una y yo ya he perdido la cuenta. No sé si es la sexta o la séptima en lo que va de año. Así que confío en que el especialista nos arroje luz en este asunto y Marcelo pueda recuperarse definitivamente.

Sobre el blog os cuento que pronto estrenaré nueva imagen. Me han plagiado tres o cuatro veces en los últimos meses (y es agotador…) así que he tomado la decisión de registrar mi logo y para ello lo he puesto en manos de una profesional ya que el que tengo actualmente estaba sacado de un banco gratuito de imágenes (me enteré al tiempo…) y ya que voy a hacer la inversión de registrarlo prefiero tener uno más personal y que refleje lo que significa “adoro ser mamá”. ¡Espero que os guste!

Bueno, he pasado una semana caótica y me enfrento a otra de locura. La semana que viene os cuento el por qué…

¿Cómo ha ido la vuestra?

Total de visitas Visitas hoy

One Reply to “DIARIO DE UNA BIMADRE #semana1”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *