colegio ideal
maternidad y crianza

EN BUSCA DEL COLEGIO IDEAL

Llegó el día. Este año a mi pequeña le corresponde entrar en el cole. Tras mucho pensar y darle vueltas al asunto (¿existe el colegio ideal?), porque no queríamos escolarizarla aún, hemos decidido intentarlo. Y digo intentarlo porque realmente será ella quien marque los ritmos.

He leído muchos posts, artículos y entrevistas de opinión sobre la elección del colegio, las pautas que deberíamos seguir en nuestra búsqueda y sobre el exceso de deberes y he llegado a la conclusión de que no encontraré para mi hija el cole que quiero.

El sistema educativo es el que es y por desgracia es una lotería que te toque un profesor o profesora respetuoso y comprensivo.

Tengo mi particular lista de preguntas preparadas para estos días en los que empiezo a visitar colegios aunque algunas creo que me las reservaré ya que conozco la respuesta y tendré que esperar a que suceda para solicitar tutorías y presentar quejas. Suena heavy pero sé que lo mío con el cole va a ser una pequeña lucha, al menos hasta que entiendan la manera que tenemos de criar y educar a nuestra hija y lo respeten.

 

NO A LA ASIGNATURA DE RELIGIÓN.

Nosotros no somos creyentes así que no queremos que nuestra hija curse religión católica en el colegio. Nos gustaría que ella misma decidiera cuando fuera mayor si quiere o no quiere creer. No me gustaría que desde tan pequeñita, cuando aún no sabe del mundo ni de la vida, le impongan la idea de que Dios es el creador del mundo, la existencia del Cielo y del Infierno, el miedo a pecar y sus consecuencias… Me gustaría que fuera libre para decidir y que viviera sin esos miedos.

Por lo tanto, descartamos colegios religiosos y es fundamental que en el que le corresponda haya una asignatura alternativa a la religión.

También nos interesa saber qué ocurre con los peques que no cursan religión porque he oído de colegios que no permiten a los peques participar en las funciones de Navidad por ejemplo. ¡Qué absurdez! Es como hacer una obra de teatro sobre verduras y no permitir que un niño se disfrace de lechuga si no le gusta comerla. Que hagan el papel de ángel o de la mamá de Jesús es como hacerlo de pajarito o de princesa.

 

NI CASTIGOS NI SILLA DE PENSAR.

Practicamos una crianza respetuosa con nuestra hija y jamás la hemos castigado. Cuando hace una trastada o tiene una rabieta hablamos con ella, le preguntamos qué le ocurre, por qué ha hecho eso o por qué se siente así. Y casi casi casi siempre acabamos resolviendo el “conflicto” mediante el diálogo. Con los castigos (los gritos, las bofetadas…) se consigue que los niños actúen por miedo y esa no es la solución.

El uso de la silla de pensar, tan y tan extendido en los colegios como método educativo, me parece horrible y humillante. Creo que hay muchas formas de hacer entender a un niño que ha hecho algo que no debía hacer o que no ha tenido un buen comportamiento pero claro, hay que tener paciencia y empatía con ellos.

Aquí os dejo un artículo bastante interesante sobre este tema publicado por ABC.

 

¡FUERA EL PAÑAL!

Está clarísimo. Quieran o no quieran los docentes controlar el pis es esencialmente una cuestión fisiológica y no todos los niños y niñas lo consiguen a la misma edad ni tienen la misma facilidad para ello. Entiendo que una maestra no puede estar todo el día cambiando pañales pero esa no es mi culpa. No voy a presionar a mi hija ni a obligarla a que haga algo para lo que no está preparada.

Evidentemente vamos a empezar a intentarlo en primavera, con tiempo, pero si llega el día y aún tiene que llevar pañal lo llevará.

Eso sin contar que entrará con 2 años y 10 meses. ¡Va a ser de las más pequeñitas! A esas edades unos meses de diferencia suponen un abismo entre unos niños y otros y claro, no se le puede exigir lo mismo a un niño de 3 años y medio que a otro que no llega a los tres.

Y por supuesto si se hace pis o caca su padre y yo estaremos encantados de acercarnos al colegio a cambiarle el pañal. Yo trabajo desde casa y tengo esa facilidad (además, si nos toca el cole que nos corresponde, solo tengo que cruzar la calle). Pero eso para nosotros es innegociable. No autorizamos ni autorizaremos absolutamente a nadie a que toque las zonas íntimas de mi hija. Y esto sí que lo dejaremos muy muy muy claro cuando llegue el momento.

 

MIEDO AL EXCESO DE DEBERES.

Supongo que os imaginaréis lo que opino de los deberes y más aún a edades tan tempranas. No concibo que los adultos, cuando acabamos nuestra jornada laboral, podamos llegar a casa y desconectar y descansar del trabajo y que en cambio los niños tengan jornadas eternas sin tiempo apenas para jugar, ni para divertirse, ni para compartir con sus padres.

Por lo tanto y sobre todo los primeros años mi postura es un no rotundo a los deberes. El cole que nos corresponde trabaja por proyectos, tienen muchos juegos en clase, salen con frecuencia a descubrir la naturaleza y a lo sumo mandan de vez en cuando alguna manualidad para hacer en casa el fin de semana. No entiendo cómo hay sitios en los que inflan de tareas a criaturitas de 3 y 4 años…

 

En definitiva, ésta es nuestra postura sobre lo que para nosotros es vital en el colegio al que vaya nuestra hija. Aunque tenemos muchas más cosas apuntadas de las que estaremos súper pendientes como por ejemplo cómo actúan los profesores cuando hay niños que pegan con demasiada frecuencia o que comienzan a abusar de otros niños, el uso de etiquetas para referirse a los peques, o las dichosas pegatinas con caritas tristes y felices…

 

¿Y vosotras? ¿Cuáles son vuestras líneas rojas a la hora de elegir el cole de vuestros hijos?

 

Total de visitas Visitas hoy
Anterior post Siguiente post

También puede interesarte

3 Comentarios

  • Responder Flora 16 febrero, 2016 en 17:25

    A mi me falta un año aún para que mi hija entre en infantil y estoy totalmente de acuerdo con lo que escribes. Por suerte la mía entrará con tres años y medio, y aún así es un sin vivir… Una cosa que no sé es cómo es y cuánto puede durar el periodo de adaptación, xq ahora mismo estamos 24 horas juntas y cómo se hace para que se adapte a la separación de forma respetuosa. Y otra es que cinco horas y cinco días a la semana es muchísimo, y no se si permitirían que entrara o saliera antes.
    Yo también vivo al lado del cole, y quiero que me llamen para cambiarla y para cualquier cosa que surja, pero también me da un poco de miedo que la niña se de cuenta y pida que vaya todos los días y que lo pase aún peor cuando me tenga que volver a salir. Igual son temores infundados xq tiene 23meses, pero ahora mismo somos dos lapas, xejemplo ella no juega sola ni un ratito en su habitación siempre estoy a su lado.
    Cuando he leído lo de la lucha, me ha dado la risa (por no llorar) xq pienso igual!
    Un abrazo.

    • Responder AdoroSerMama 16 febrero, 2016 en 17:36

      Hola Flora!
      Pues el periodo de adaptación depende de cada colegio (incluso hay algunos que no lo hacen)
      Te recomiendo que todas las cosas que te ronden la cabeza las vayas apuntando y cuando llegue el momento de visitar colegios le preguntes a la persona responsable. Así podrás tomar una decisión.
      En el caso del cole que hemos elegido (ojalá entre) el periodo de adaptación dura dos semanas. Empiezan dividiendo a los peques en grupos y así van en grupos reducidos. El primer día van una hora, luego una hora y media a los dos díad… Y así “poco a poco” hasta el último día de esas 2 semanas que ya van las cinco horas.

      Nosotros tenemos claro que si nuestra hija no quiere ir no irá. Es decir, si llora o siente miedo volveremos a casa y esperaremos a que ella esté preparada.

      Sobre el resto ya te digo, lo mejor es que te lo apuntes todo para no olvidarte de nada je je

      No creo que los peques luego quieran que estemos allí todos los días. Una vez se adaptan muchos están locos por ir al cole. Pero si no fuera así tienes que valorarlo. Para mí es delicado que alguien que no seamos su padre o yo le cambie el pañal y esté en contacto con sus zonas íntimas. No solo porque me dé miedo (que también) sino porque mi hija puede sentirse mal, puede ser un/a bruto/a, etc. Y porque le estamos enseñando a nuestra pequeña que sus partes íntimas son solo suyas y que nadie tiene que verlas ni tocarlas que no seamos mamá o papá. Y si dejamos que le cambien el pañal la confundirímos.
      Tampoco vamos a obligarla a dejar el pañal si no está preparada para ello. Es un proceso fisiológico y natural para el que debe estar preparada y no se puede forzar.
      Hay que valorarlo todo je je si puedo ayudarte en algo dímelo, puedo pasarte mi lista de preguntas por si alguna te resulta útil. Un beso!!

  • Responder Flora 16 febrero, 2016 en 18:01

    Muchas gracias! Pues seguro que me vendría fenomenal tu lista, sí. Ojalá el periodo de adaptación de nuestro cole sea tan gradual como lo que comentas, pero aún asi yo sigo imaginándome a mi hija cinco horas allí tan pequeña y es que son muchas horas.
    Y si no se adapta y decides que no vaya, pueden echarla del cole o tomar medidas legales? Tendría su plaza guardada para segundo de infantil?
    Mil gracias

  • Dejar un comentario