LA CRIANZA RESPETUOSA QUE NO RESPETA

Yo nunca elegí un método para criar a mi hija. Comencé haciéndolo lo mejor que pude y supe y fue al cabo del tiempo cuando descubrí que mi forma de educarla correspondería a lo que conocemos como crianza respetuosa.

¿Y en qué consiste?

Básicamente trata de respetar los ritmos del niño o niña, atendiendo a sus necesidades, sin presionarles y con la empatía y la paciencia por bandera. Hace poco os contaba en un post cómo aplicaba yo esta crianza en el día a día.

¿Nos equivocamos? Uy, cientos de veces. Nada ni nadie nos libra de meter la pata, de hacer cosas que creemos que son lo mejor y que resulta que no lo son.

Conozco a alguna que otra mamá que siguió el Método Ferber (plagiado después por Estivill) dejando a llorar a su retoño hasta el agotamiento porque firmemente creía que era la única manera de enseñarle a dormir. Y si lloraba el bebé, más lloraban sus padres tras la puerta deseando entrar a abrazarle. Pensaban que estaban haciendo lo mejor.
Cuando al cabo de los años tuvieron que acudir al psicólogo por los terrores nocturnos y el miedo a la oscuridad tan tremendo de su hija, descubrieron que el origen de todo fue el famoso método, que había dejado secuelas psicológicas brutales en ella.

Nos equivocamos. Continuamente.

Y gritamos. Yo, personalmente, a veces más de lo que me gustaría. Y es que las mochilas que llevamos a cuestas con nuestras infancias y carencias, son difíciles de dejar al margen. Pero se consigue. Yo no soy ni sombra de lo que era y todo gracias a mis hijos.

Pero ojo. En varios grupos de facebook se abre siempre el debate cuando chocan opiniones diferentes. “Si quieres criar a tus hijos con respeto antes tienes que respetar a los demás”.

Y no estoy de acuerdo en absoluto.

Respetar los ritmos de mis hijos y sus necesidades no implica que yo tenga que respetar a todo ser viviente, ni a todas las madres del mundo por el simple hecho de haber parido.
Hay cosas que no son respetables. ¿Respetarías a una persona a la que ves dando patadas a un perro en la calle?
¿Respetarías a un hombre o a una mujer dando una bofetada a su pareja?
¿Respetarías a un cuidador empujando al anciano que tiene a su cargo?

¿Por qué tengo yo que respetar que una madre abofetee a su hijo?

Para mí, la violencia NUNCA es justificable ni respetable. Y si la víctima es un niño, menos. Y si la persona que le agrede es su madre o su padre, menos aún.

Si eres de las que piensa que soy una exagerada y que estoy comparando cosas incomparables, probablemente será porque estás a favor de la “bofetada a tiempo” o porque tus padres lo practicaron contigo. Pero te aseguro que para el corazón hay cura y nunca es tarde. Siempre puedes romper la cadena.

En definitiva. El respeto no es universal ni absoluto. Y no quiero tampoco que mis hijos respeten a todo el mundo porque como os decía hay cosas que jamás podrían ser respetables.

 

Total de visitas Visitas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *