LA DESINFORMACIÓN DE LAS PRIMERIZAS

Antes de quedarme embarazada lo tenía clarísimo. Iba a hacer lo normal, lo que hace todo el mundo… biberón, chupete y a dormir en la cuna. Y por supuesto si lloraba no iba a cogerla, ¡¡que se acostumbra!!

Menos mal que me dio por investigar un poco, por leer, por acudir a las clases de preparación al parto… De repente descubrí a Carlos González y un mundo nuevo se abrió ante mí. Ya estaba esperando mi bebé cuando me recomendaron los libros “Un regalo para toda la vida” y “Bésame mucho”. Menos mal que decidimos coger las riendas de la crianza de nuestra hija y que nadie las tomara por nosotros.

Los padres debemos ser quienes decidamos cómo queremos criar y educar a nuestros hijos.

Pero para tomar esa decisión debemos estar informados de todas las opciones. Y eso hoy en día no ocurre. Como no indagues un poco y muestres algo de interés por el tema acabas haciendo lo que todo el mundo te dice que hagas, lo que se supone que es “lo normal”, lo que “se ha hecho de toda la vida”. Y como eres primeriza, pues ala, a ver quién dice que no.

Vuelvo a repetir. Los padres somos quienes tenemos que decidir. Pero por favor, basta de mentiras, de coacciones y de malos consejos. Quien quiera dar la teta a su bebé que se la dé. Quien no quiera que no lo haga. Pero tengamos cuidado con lo que decimos por favor.

Lo que me ha quedado claro de esta experiencia es que necesitamos más información. Las mujeres tenemos el derecho de ser informadas de todas las ventajas y desventajas de todas las decisiones importantes a las que nos vamos a enfrentar en nuestra maternidad. Y con esa información en las manos, podremos decidir con conocimiento de lo que estamos haciendo.

En mi caso, si no hubiera sido porque mi matrona me advirtió de este tipo de prácticas quizás hubieran conseguido cargarse mi deseo de dar el pecho o haberme hecho dudar. Os contaré lo que me ocurrió.

Yo tuve a mi niña a las 19.20h. El parto fue un poco complicado por lo que yo estaba extremadamente dolorida y extremadamente sensible (siento no extenderme más pero aún me duele recordarlo). En la sala postparto me puse a mi niña al pecho por primera vez y todo fue de maravilla. Ya en la habitación pasó la enfermera a dejarme las pastillas que debía tomar y… atención… ¡¡¡UN BIBERÓN!!!

Le dije educadamente que se lo podía llevar ya que yo le daba el pecho. Y me contestó que tenía que darle el biberón. Con toda la calma que podía tener una recién parida a la que le están tocando las narices le repetí que se lo podía llevar. Me quedé de piedra cuando me dijo que mi niña había nacido con un poco de azúcar y que el biberón estabilizaría su cuerpo, y que allá yo con las consecuencias de no dárselo. Evidentemente la eché de la habitación a gritos. ¿¿¡¡Cómo se atrevía!!?? ¡¡¡¡¡Me estaba dando a entender que podía poner en riesgo la salud de mi hija por no darle el maldito biberón!!!!!

Al día siguiente le tomaron el azucar a mi bebé y estaba perfectamente. Esa “profesional” podría haberse cargado la lactancia de mi hija. No entiendo que haya personal sanitario que pueda ser tan ignorante y pueda decir semejantes barbaridades.

Nosotros lo hemos intentado y hasta hoy somos muy muy muy felices con el resultado de nuestra decisión. Alessandra toma teta a demanda (está a punto de cumplir un año) y seguirá siendo así hasta que ella quiera. Duerme con nosotros y es atendida sin lugar a dudas SIEMPRE.

Por este tipo de situaciones hice este blog. Yo no soy nadie, solo una madre más. Pero espero al menos con mi experiencia poder ayudar a alguien que haya tenido o tenga las mismas dudas que yo.

Total de visitas Visitas hoy

10 Replies to “LA DESINFORMACIÓN DE LAS PRIMERIZAS”

  1. ¡Me parece muy fuerte lo de la enfermera! A mí en el hospital también me aconsejaron mal, aunque intentaron ayudarme con la postura para dar el pecho, la primera noche mi peque se había pasado toda la noche mamando (lógico, es lo que hacen los bebés y es necesario para que te suba la leche antes) y me había hecho grietas, y me dieron una jeringa con leche de fórmula para que según ellas “pudiera descansar”.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo de que hay que informarse bien y no dejar que nadie te diga cómo criar a tus hijos. Si no hubiera buscado información, seguramente habría seguido algún que otro consejo de mi comadrona o mi pediatra con los que no estaba de acuerdo, porque por muy profesionales que sean, hay consejos que te dan que son muy subjetivos.

    1. Es que entre los nervios, el dolor, la emoción y la desinformación que tenemos lo que nos falta es estar rodeadas de supuestas profesionales que en teoría tendrían que aconsejarnos y ayudarnos pero que realmente lo único que hacen es entorpecer y liarnos aún más.

  2. Derecho a ser informadas tenemos todas. Pero la información debería ser dada y debería estar al alcance de todas y esa no es una realidad. Yo la información la fui a buscar porque había algo en mi que me lo pidió pero puede ocurrir lo contrario, que te digan como tienes que hacerlo y confíes ciegamente sin cuestionarte nada y menos cuando tus hormonas están a flor de piel. Una pena la verdad… Buen post

    1. Estoy total y absolutamente de acuerdo contigo. La realidad es que la información no está al alcance de todos a no ser que la busques por tu cuenta.

  3. Me gusto mucho tu post..sobre todo que yo ya estoy cerca al momento del parto….gracias por la información y es bueno saber la experiencia de otras mamis… Tenemos derecho a opinar sobre acciones hacia nuestros hijos, y cuestionar cuando veamos algo que no concuerde con lo queremos para ellos así sean profesionales…

    1. Gracias por el comentario!
      Claro que tenemos derecho no solo a opinar si no a negarnos si no estamos de acuerdo con algo que quieren hacerle. Somos sus madres y nadie más que nosotros y que sus padres tienen derecho sobre nuestros bebés.

  4. Sigo sin sorprenderme por esta situación. Yo tuve suerte con la enfermera que me.atendió,era mayor, un encanto de mujer, me ayudó en todo momento con la postura e iba con gusto cada vez que le pedía ayuda. Sin embargo dado lo difícil del parto y que mi bebe se negaba a llorar lo llevaron a observación, alli le daban biberón y aunque llegara cinco minutos antes para amamantarlo ya las enfermeras le habían dado el bibe, ademas que cómo obviamente lloraba porque queria a su mamá le daban glucosa, un desastre. La verdad creo que al personal sanitario deben formarlo desde la carrera en lactancia materna, incluso debería ser asignatura escolar, asi se rebatirian los mitos y todos tendríamos derecho y opciones reales para elegir.

    1. Desde luego que eso sería lo ideal. Que formaran y actualizaran a los profesionales, enfermeros y enfermeras, matronas, etc. en la lactancia materna porque lo que no tiene ni pies ni cabeza es que nos estén intentando obligar en muchos casos a darle a nuestros hijos LECHE ARTIFICIAL queriendo nosotras dar el pecho. Es indignante e incomprensible.

  5. Pues a mi me paso lo contrario. Mi hijo no paraba de llorar y pedi un biberon desesperada y no me lo querian dar, me ponian malas caras. Yo le daba el pecho pero lloraba. El primer dia lo engancho muy bien pero al segundo dia se cabreaba y lloraba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *