lactancia materna
maternidad y crianza

LACTANCIA MATERNA: LO QUE TODO EL MUNDO DEBERÍA SABER

Desde que nació mi hija y comencé a darle el pecho he escuchado historias, leyendas, mitos y expresiones de todo tipo cada cual más sorprendente sobre la lactancia materna.

Por ello me apetecía crear mi particular decálogo de mitos absurdos que se han extendido a lo largo de los años.

Este post no está dirigido a las mujeres que amamantan a sus hijos. Al menos no solo a ellas. Va dirigido también a las mujeres que no lo dan y en definitiva a todo el mundo: padres, madres, suegras y suegros, abuelos y abuelas, amistades, colegas, vecinas, compañeros de trabajo… Porque de todos ellos depende que muchas mujeres sigan dando el pecho, que no tengan la cabeza llena de dudas y que no se sientan solas e incomprendidas. De ellos depende también que vuestra lactancia materna sea feliz y os haga felices a los dos.

 

LA LACTANCIA MATERNA ES SACRIFICADA

Nada más lejos de la realidad. Partiendo de esa afirmación entonces podríamos decir que criar a un hijo es un auténtico sacrificio, lo que me parece tremendamente injusto para ellos porque no tienen culpa de haber venido a este mundo ni de que nos suponga un trastorno tener que ocuparnos de su alimentación.

¿De verdad es más sacrificado dar el pecho que el biberón? El pecho está preparado siempre, siempre a punto a la temperatura perfecta. No necesita envase ni esterilización y además es completamente gratis.

Por las noches no tienes que levantarte de la cama, ir a la cocina, prepararlo, esterilizarlo, calentarlo… Solo tienes que sacarte la teta y… voilà. La mayoría de las veces el bebé ni siquiera llegará a despertarse por lo que no será necesario tener que volverlo a dormir después. Y cuando estés de paseo, o de visita, o de vacaciones no tendrás que buscar un bar o cualquier otro lugar donde poder calentarle el biberón.

Sí, los primeros meses depende de ti. Pero el papá puede hacer otras miles de cosas: bañarle, darle masajes, jugar con él, pasearle, dormirle… y en esos ratitos tu también podrás descansar. En cuestión de seis meses comenzará con la alimentación complementaria y podrá darle de comer siempre que quiera.

A esa persona que tanto te dice que pienses en ti, que dándole tanto el pecho apenas descansas, que es un sacrificio… deberías invitarle a que te eche una mano limpiándote la casa si de verdad quiere ayudarte.

¡Me apuesto lo que quieras a que ya no te lo dice más!

 

NO TENGO SUFICIENTE LECHE

Eso tiene un nombre. Se llama hipogalactia. Y te aseguro que no es algo frecuente.

Para que una mujer no tenga suficiente leche para amamantar a su bebé tiene que haber sufrido una enfermedad que haya hecho que se produzca un desarreglo hormonal en su cuerpo como por ejemplo la anorexia o que padezca una patología como la hipoplasia (pechos con un desarrollo insuficiente de la glándula mamaria. No tiene nada que ver que sean pechos pequeños).

Otra cuestión es que el bebé tenga un mal agarre y no extraiga suficiente leche o que estemos siguiendo un horario para las tomas lo que provoca que el bebé no esté comiendo todo lo que necesita. Como la única manera de aumentar la producción es leche es poniendo al bebé mucho al pecho y teniendo una succión efectiva, si hacemos esto provocaremos que poco a poco nuestra producción de leche vaya disminuyendo. Pero puede solucionarse corrigiendo la postura y ofreciendo el pecho a demanda a nuestro bebé.

No puede ser que no tengas leche porque tu madre, tu abuela y tu bisabuela te digan que en la familia las mujeres no tienen leche.

Y que tengas la percepción de que tienes poca leche porque el bebé se pone nervioso al pecho o porque mama muchas veces seguidas no quiere decir que sea realmente así. Te aconsejo en este caso que acudas al grupo de apoyo a la lactancia de tu ciudad porque probablemente lo que te ocurre tenga una solución rápida y una explicación (mala postura, mal agarre, regulación de la producción de leche por parte del bebé…)

Es curioso que no dudemos de que nos funcionen bien el resto de órganos pero siempre los pechos estén bajo sospecha. Quizás se deba a que a nadie se le ha ocurrido fabricar corazones artificiales, pulmones, riñones… y ponerlos a la venta. De seguro que si fuera así nos acabarían convenciendo de que son mejores que los nuestros. Pero mejor me callo, que no quiero dar ideas a nadie… Como dice una canción que me gusta mucho: “Maldito dinero. Hay quién compra una sonrisa, la salud y hasta un te quiero. Dinero.. No sé qué tiene el dinero…”

 

MI LECHE NO ALIMENTA

Tienes que tener en cuenta que la leche que sale al principio de la toma es más aguada, perfecta para saciar la sed (por eso a veces el bebé solo mama un poquito nada más y suelta el pecho. Simplemente tenía sed).

Después va aumentando progresivamente su contenido en grasas. Es por esta razón por lo que es fundamental que el bebé vacíe bien el pecho antes de pasar al otro para que pueda tomar todo el aporte de grasas, calorías y demás nutrientes.

Nuestra leche siempre alimenta. Aunque estuviéramos desnutridas, nuestra leche seguiría alimentando.

Te animo a que leas esta noticia del periódico ABC en la que la Doctora Carmela Baeza hace un interesantísimo análisis sobre esto aportando datos y estudios. Puedes leerlo haciendo click aquí.

 

EL PECHO SE DA CADA TRES Ó CUATRO HORAS

reloj2

Hay una manera de que el pecho produzca la cantidad de leche que necesita tu bebé. Y esa manera es poniendo al bebé al pecho a demanda, es decir, siempre que quiera. En el momento en el que marcas un horario para dar el pecho te saltas muchas tomas (sobre todo los primeros meses que maman muy a menudo) lo que puede acarrear consecuencias como una bajada de la producción de leche. Si además te sugieren que solo le des cinco minutos de cada pecho el bebé no podrá vaciarlos por lo que solo tomará la leche del principio, la que es más aguada, y no la leche rica en grasas, proteínas, hidratos de carbono… Y probablemente se quedará con hambre. Además el correcto vaciamiento de los pechos favorece muchísimo también a la producción de leche ya que cuanto más vacío esté el pecho, más rápido producirá leche.

Por eso es importantísimo que el pecho se dé a demanda, siempre que el bebé quiera. Incluso ofrecérselo cuando no te lo pide. Es la mejor manera de conseguir una lactancia exitosa.

 

A PARTIR DE LOS SEIS MESES LA LECHE YA NO LES ALIMENTA

Es una creencia popular muy extendida pero es puro humo. La leche materna sigue alimentando pase el tiempo que pase. Lo que cambian son las necesidades del bebé. Un bebé con tres meses solo necesita leche materna para alimentarse (ni siquiera agua) y un bebé de 15 meses necesita más alimentos además de la leche materna. Pero eso no quiere decir que la leche no le alimente. Por eso, la alimentación complementaria lo que hace precisamente es complementar a la lactancia.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud, recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad y hasta los dos años como mínimo combinada con otros alimentos.

Coincidirás conmigo en que la OMS sabe más de esto que tú, que yo, que nuestra madre, que nuestra suegra… ¿verdad?

 

MI BEBÉ SE QUEDA CON HAMBRE ASÍ QUE ES NECESARIA UNA AYUDA

A lo largo de la lactancia vais a encontraros con las llamadas “crisis de lactancia”. Son momentos de la vida del bebé en los que necesita algo más de leche de la que el pecho está produciendo por lo que pega tirones, se muestra nervioso al pecho, llora cuando mama, etc. Necesita estimular los pechos y este comportamiento es totalmente normal. Lo que consigue así es regular la oferta-demanda de leche y dar la orden a los pechos de que produzcan la cantidad que él necesita. Estas crisis de lactancia duran unos 3 ó 4 días y te aseguro que son totalmente normales y además necesarias para que la lactancia se lleve a cabo con éxito.

Hablaré dentro de poco en esta sección de las crisis de lactancia pero te adelanto que hay varias: a los 15/20 días de nacer, a las 6/7 semanas, a los 3 meses, a los 12 meses y a los dos años.

Además de las crisis de lactancia, puedes tener la sensación de que tu bebé se queda con hambre porque pasa muy poco tiempo desde que acaba una toma hasta que pide pecho de nuevo pero tienes que tener en cuenta que la leche materna se digiere muchísimo más rápido que la leche artificial y que el estómago de nuestro bebé es muy pequeñito por lo que volverá a tener hambre pronto. Y por supuesto no debes olvidar que el pecho no solo es alimento, sino que también calma la sed, es consuelo, vínculo… Un bebé puede querer pecho por otros motivos, no siempre tiene que ser porque tenga hambre.

De todas formas si sigues pensando eso hay una solución: ponerlo al pecho más a menudo. Aunque no te lo pida. Totalmente a demanda. Ésa es la mejor ayuda que existe para seguir alimentando a tu bebé. Además no pondrás en riesgo tu producción de leche ya que al sustituir tomas de pecho por tomas de biberón el bebé no estaría mamando todo lo que realmente necesita y la producción de leche podría verse mermada.

 

COMO TIENES QUE TRABAJAR NO PODRÁS SEGUIR DANDO EL PECHO

Evidentemente cada hogar y cada familia es un mundo y tiene una situación y unas circunstancias concretas. Pero la incorporación al trabajo no tiene por qué suponer un fin de la lactancia.

Tras los cuatro meses de baja maternal, podemos seguir amamantando a nuestro bebé aunque comencemos a trabajar.

Hasta que tu bebé cumpla nueve meses tienes derecho a una hora diaria de permiso por lactancia materna. Puedes organizarte de la manera que prefieras de acuerdo con tu empresa pero es un derecho que te corresponde y además está regulado por el Estatuto de los Trabajadores.

Además, desde dos ó tres semanas antes de comenzar a trabajar es conveniente que vayas extrayéndote leche y congelándola (muy pronto en un post te hablaré de ello) para que la persona que se quede a cargo de tu bebé pueda dársela y cuando llegues de trabajar teta, teta y más teta.

Los primeros meses pasan rápido y después tu hijo/a irá espaciando las tomas a medida que vaya creciendo y que se le vaya introduciendo la alimentación complementaria.

 

opcion5

 

PARA TENER LECHE TIENES QUE BEBER LECHE

Para tener leche lo más eficaz, lo más importante, lo que realmente hará que tengas toda la leche que tu bebé necesita es ponértelo al pecho siempre que quiera. Y si además, puedes ofrecerle el pecho a veces cuando él no te lo haya pedido muchísimo mejor.

Es la única forma de que realmente tu producción de leche sea la que tu bebé necesita, ni más ni menos. Y de que vuestra lactancia materna sea un éxito.

No hay ningún tipo de evidencia científica que avale que productos como la cerveza aumenten la producción de leche materna. Seguramente, quien te diga que le ha funcionado sea porque se pone al bebé al pecho lo suficiente y en lugar de achacarlo a eso, lo relaciona con que se toma una cerveza al día. Nada que ver.

 

LOS NIÑOS MAYORCITOS TOMAN EL PECHO POR VICIO

Mucha gente tiene esa fastidiosa manía de querer incitar continuamente a que las mujeres abandonen la lactancia sin querer hacerlo a pesar de que tanto la madre como el niño estén felices y encantados. Y no hay argumento más poderoso que el miedo.

Es por desgracia muy habitual asustar a las madres con que sus hijos se van a volver dependientes emocionalmente, que toman el pecho por vicio, que no van a ser nunca niños autónomos, que pueden tener problemas de orientación sexual…

¿Y en qué se basan para decir eso? ¿Algún estudio científico? ¿Alguna teoría demostrada empíricamente? No. Rotundamente no.

Me resulta gracioso que se hable del vicio a la teta como algo muy negativo pero que sea totalmente normal que un niño de cuatro años esté literalmente enganchado día y noche a un chupete que seguro que causa muchísimos más perjuicios en la boca del bebé que la teta materna. ¡Eso sí que es un vicio! Y mucho más antinatural que el pecho, seguro.

Los niños más mayores siguen tomando el pecho porque la leche materna sigue siendo el alimento más completo que pueden tomar aunque solo hagan un par de tomas al día. Porque aunque ellos hayan crecido, la leche materna sigue siendo rica en proteínas, vitaminas, minerales, enzimas… Porque sigue alimentando, sigue aportándoles defensas y protegiéndonos a nosotras de enfermedades como el cáncer de mama.

Recuerda que la maldad está en los ojos del que ve y quien vea algo obsceno en amamantar a un niño de cualquier edad realmente tiene un problema muy muy serio.

 

SI DAS EL PECHO NO PUEDES TOMAR MEDICAMENTOS

Eso no es así. Aunque en los prospectos de casi todos los medicamentos indiquen algo parecido a que no se recomienda durante la lactancia, la realidad es que muchos laboratorios simplemente no quieren arriesgarse ni exponerse a complicaciones.

Hay muchos medicamentos que son  perfectamente compatibles con la lactancia materna y que no tienen ningún tipo de efecto en el bebé.

Para ello te recomiendo que revises siempre la web www.e-lactancia.org

Esta web está desarrollada por pediatras especializados en lactancia materna. Además de darte información sobre el medicamento que consultas te propone alternativas en el caso de que sea de riesgo para tu bebé.

 

 

¿Has escuchado alguna de estas frases alguna vez?

 

Si este post te ha parecido útil o interesante, te agradecería enormemente que lo compartieras en tus redes sociales.

¡Gracias!

Total de visitas Visitas hoy
Anterior post Siguiente post

También puede interesarte

16 Comentarios

  • Responder Esmeralda 8 junio, 2015 en 15:49

    Muy bueno!!!

    • Responder AdoroSerMama 9 junio, 2015 en 11:44

      ¡Gracias Esmeralda!

  • Responder Esmeralda 8 junio, 2015 en 15:54

    Genial cada uno de los puntos. Yo jamás he tenido dudas ni problemas( soy primeriza) gracias a la matrona de las clases de preparación al parto que nos explicó todo genial,por eso animo a asistir a esas clases. Mi mina tiene nueve meses y le seguiré dando pecho hasta que quiera.Gracias :-)

    • Responder AdoroSerMama 9 junio, 2015 en 11:46

      La verdad es que a mí también me vinieron genial las clases de preparación al parto porque dieron mucha información sobre lactancia. Y me ayudó mucho también que hubiera un grupo de apoyo a la lactancia en mi pueblo.
      Por desgracia, no todas tienen esa suerte y se ven bastante desprotegidas ante recomendaciones sin fundamento de los propios “profesionales” de la medicina.

  • Responder Diana 8 junio, 2015 en 16:09

    Nunca se escribirán suficientes textos para acabar con los horribles mitos que circulan alrededor de la lactancia materna. Genial tu recopilación :-)

    • Responder AdoroSerMama 10 junio, 2015 en 08:58

      Estoy contigo, nunca es suficiente. Aunque creo que muy poco a poco la gente está empezando a tomar conciencia y cada vez echan menos cuenta de los consejos de madres y abuelas y buscan más información, ¿verdad?
      Muchas gracias por leerlo y por tu comentario!!

  • Responder Mis blogs favoritos de Maternidad: 8-14 Junio 2015 17 junio, 2015 en 10:08

    […] Adoro Ser Mamá: con su post “Lo que todo el mundo debería saber” en el que habla de los mitos de la lactancia […]

  • Responder Emma 17 junio, 2015 en 10:30

    Hola,

    Estoy de acuerdo en casi todo lo que dices, salvo en una cosa, fundamentalmente. Dar el pecho u ofrecerlo sin que el niño lo pida (y no estoy hablando de que llore), no es dar el pecho a demanda. A demanda es a demanda (o sea, cuando el niño lo pida), para bien o para mal, para que haga muchas tomas, o pocas.

    Decirle a una mama que dé el pecho a demanda, pero que ponga al niño aunque no lo pida, es contradictorio. Sé que esto se dice porque cuanto más se pone al niño al pecho, más leche produces. Pero a demanda es a demanda.

    He visto a mamas poner al niño al pecho simplemente porque esté despierto (aunque esté más feliz que una perdiz) o a mamas despertando a bebés para darles de comer. Y eso no es a demanda. Más valdría decir que a demanda es si el niño tiene un ritmo de pedir razonble, o si tienes mucha leche. Y que si no es así, no es a demanda, sino cuando la madre diga.

    Dicho esto, por lo demás, de acuerdo en todo. Yo he dado el pecho a mis dos hijos largo tiempo y muy feliz con la experiencia.

    Un saludo

    • Responder AdoroSerMama 17 junio, 2015 en 11:46

      ¡Hola Emma! Muchas gracias por tu comentario y por tu apreciación.
      Cuando me refiero a ofrecerle el pecho alguna vez aunque no lo pida no es por mejorar la producción. Es porque muchas veces se tiende a esperar a que el bebé tenga demasiada hambre para ofrecerle el pecho y es positivo anticiparnos a ese momento de intranquilidad y nerviosismo del bebé, no esperar a que llore.
      Muchas mujeres no saben reconocer los signos de su bebé que pueden alertar que tenga hambre o sed y esperan a que el bebé llore o se muestre demasiado intranquilo para ofrecerles el pecho.
      Yo veo oportuno, bajo mi punto de vista, en algunas ocasiones ofrecerle el pecho al bebé aunque no hayamos detectado signos de hambre. Si no tiene hambre ni sed ni ganas de otro tipo simplemente no cogerá el pecho.
      No es cuestión de darle el pecho solo porque esté despierto o despertarle para ello (no me refería a eso) sino que alguna vez se lo ofrezcamos sin que lo pida. Eso no hará que la lactancia deje de ser a demanda ni que esté sujeta a nosotras. La lactancia sigue siendo a demanda, cuando el bebé quiere. Pero eso no está reñido con que en algún momento le ofrezcamos el pecho nosotras sin necesidad de que lo haya pedido antes.

      Yo con mi hija, desde el principio, he mantenido una lactancia a demanda, siempre que ella ha querido. Pero a veces le he ofrecido el pecho yo y cuando lo ha querido lo ha cogido y cuando no, lo ha rechazado. Y siempre preguntándole que si le apetece un poquito de teta.

      Un beso fuerte Emma y gracias por compartir tu opinión!

      • Responder laura 18 junio, 2015 en 09:37

        Es que es un poquito complicado determinar cuándo un bebé está “pidiendo” teta, porque para algunas personas eso será cuando llore, y como mi madre “si es que no han pasado ni dos horas, habrá que intentar distraerle para que aguante un poco…”, y otras preferimos “anticiparnos” y ofrecerle el pecho cuando creemos que lo necesita, aunque no hayan pasado ni dos horas, y sobre todo teniendo claro que nuestros hijos son muy listos y si no quieren no lo van a coger (y entonces vendrá lo complicado, buscar el motivo de su intranquilidad, “enchufarle” al pecho era lo fácil…). Y tranquilas, que por dar teta a demanda no le estáis “empapigando” que dice mi madre, al menos mi hijo cuando no quería bien que giraba la cabeza y se separaba del pezón…

        Por cierto, enhorabuena por el post, me ha encantado, como madre de un niño de tres años y medio que todavía no se ha destetado, lo comparto!

  • Responder Emma 17 junio, 2015 en 12:12

    Muchas gracias por tu respuesta, creo que entendí lo que querías decir, y no es que me parezca mal ofrecer pecho y si no quiere, pues no quiere…eso creo que todas las mamas que hemos dado pecho lo hemos hecho en ocasiones, por razones varias: si hace calor, para que tome liquido, si lo ves enfadado, o cualquier otro motiv0.
    Lo que quería transmitir es que a demanda es a demanda, y tan normal es que coma cada hora, cada 15 minutos como cada 4 horas o las que sean. Conozco a mamas cuyos bebés no cogían demasiado peso (pero tampoco poco) y que pedían cada 3 horas pero estaban felices y tan panchos, y decirles que les diesen cada hora y media o dos, o insistiesen en que comiesen.
    Yo creo en el pecho a demanda, y a demanda es a demanda…que últimamente veo que se tiende a hacer ver que lo normal es que un bebé pida a cada rato, y tan normal es eso como los que pasan varias horas sin comer.

    !Me encanta tu blog!

    Un beso

    • Responder AdoroSerMama 17 junio, 2015 en 12:34

      ¡¡Llevas toda la razón!!
      Cada pequeño es un mundo. Mira, me pongo como ejemplo.
      Mi hija a eso de los dos meses de edad comenzó a dormir toda la noche del tirón y estuvo así más de un mes y medio. Se dormía sobre las 10 de la noche y se despertaba sobre las 9 o las 10 de la mañana. Fíjate si me asusté que hasta la llevamos a la pediatra porque claro, que estuviera toda la noche sin comer nos preocupaba muchísimo y nuestra pediatra nos dijo que no debíamos preocuparnos por nada porque la niña estaba bien de peso y creciendo adecuadamente y si no se despertaba debíamos dejarla dormir.
      A veces es verdad que generalizar es un poco peligroso porque como todos los niños son diferentes, si un bebé alimentado a demanda come unas 10 veces al día y otro, también alimentado a demanda, come 15, la mami del bebé que come 10 puede pensar que su hijo come muy poco y que tiene que ofrecerle el pecho más cuando en realidad come lo que necesita y lo que quiere, y la del bebé que come 15 puede pensar que su hijo come demasiado y que tiene que quitarle alguna toma.

      Es algo complicado la verdad. Tal cual tú dices: a demanda. Y así no hay problemas. Y estar muy atentos a los signos que nos alerten de que el bebé puede tener hambre o sed y ya está. Y por supuesto evitar las comparaciones porque cada bebé es diferente.

      Un beso enorme Emma y muchísimas gracias!!!

    • Responder Emma 22 junio, 2015 en 15:54

      Hola Laura,

      No quería decir que haya que entretenerlo para que aguante más sin comer, ni nada parecido…y estoy de acuerdo en que cuando un bebé llega a llorar de hambre, se puede saber mucho antes por muchos signos que tiene hambre, sin llegar a que llore.
      Lo que quería decir es que cuando se dice que no hay que imponer número de tomas, ni de tiempo entre tomas, es tanto para lo que se puede considerar mucho, como lo que se puede considerar poco.
      Yo tengo el ejemplo de mis dos hijos. Uno era de pedir más seguido, y el otro aguantaba bastante más tiempo entre toma y toma, y ambas cosas son normales.
      Lo que no hacía tampoco era ofrecer a cada rato, sin más. Si estaban contentos y sin dar signos de querer comer, pues no les daba hasta que lo pedían…Obviamente, con excepciones (si hacía mucho calor, si estaban malitos, etc.) Luego ya más mayors es muy fácil saber cuando quieren porque lo piden expresamente! Jejeje.
      Efectivamente, si un niño no quiere comer, por mucho que le ofrezcas, no va a comer, o simplemente va a comer un poquito y ya está.
      Sólo lo comentaba porque últimamente oigo mucho eso de darle a demanda, PERO dale cada vez que esté despierto…PERO solo si coge X gramos a la semana, si no ofrecele a cada rato…PERO si duerme muchas horas seguidas de noche vas a perder producción…PERO debe hacer al menos X tomas…y así muchas cosas más. Y para mi, salvo casos muy excepcionales, no hay peros, a demanda del bebé/niño es a demanda.

      Muchas gracias por leerme y por las opiniones! Y a las que estéis todavía dando teta, a disfrutar del momento.

      ¡Un beso!

  • Responder Cuando Pares a Pares 17 junio, 2015 en 14:03

    ¡Genial post y muy completo!
    Ya la primera frase me llegó al alma. Yo le di fórmula a mis mellizos (he dedicado varias entradas a ello en el blog así que no me voy a extender aquí) contra mi voluntad, y cada vez que alguien me decía (y me dice) que el biberón es cómodo, se me pone el vello de punta y me apetece gritar jaja. Es lo que tú dices, un bebé recién nacido (no te digo dos) da mucho trabajo, lo alimentes como lo alimentes. ¡Pero bendito trabajo!
    Ahora estoy embarazada de 39 semanas (espero un bebé solo) y cuando me preguntan si voy a “intentar” darle el pecho, digo que no es que lo vaya a intentar, sino que SE LO VOY A DAR. La lucha con las abuelas sobre por qué ellas “no tenían leche” y demás ya no entro a discutirla, al menos ahora sabré hacer oidos sordos y dedicarme a lo mío, a lo nuestro, más bien. Me releeré esta entrada en momentos de crisis 😉
    Un abrazo
    Ana

  • Responder Ana Guillen [Mi mamá es asesora de lactancia] 1 noviembre, 2016 en 11:00

    Un sinfín de despropósitos que a muchas de nosotras nos hunden en la miseria y a la vista queda q ya han destrozado mas de una lactancia. Largo camino pero seguiremos en el. Un abrazo.

    • Responder AdoroSerMama 24 noviembre, 2016 en 12:31

      Así es. Por desgracia, estos consejitos muchas veces vienen de boca de pediatras, enfermeros/as y médicos de cabecera por lo que se le da una credibilidad que no merecen. Y así seguimos…

    Dejar un comentario