LAS SALAS DE LACTANCIA
Personal

LAS SALAS DE LACTANCIA

Las salas de lactancia. Ése, a veces minúsculo, habitáculo, donde debemos sentirnos obligadas a dar el pecho a nuestro bebé para así no escandalizar al resto de la humanidad. Y digo lo de “sentirnos obligadas” porque si lo haces dentro de una tienda o en la cafetería siempre hay alguien que, no precisamente con tono amable, te recuerda que en la planta -2 tienes una maravillosa sala de lactancia donde “estarás más tranquilita”.

Esa pequeña habitación con dos sillas propiedad de solo unas pocas que entran con su marido, su madre, su hija mayor y el carro y que te hacen un repaso de arriba a abajo si te atreves a invadir su territorio antes de que haya terminado.

Esa única sala, en muchas ocasiones insuficiente para tanta mami y tanto bebé, que hace que acabes dándole el pecho a tu cachorrillo en algún banco de algún pasillo del centro comercial bajo la atónita mirada de adolescentes que se escandalizan tanto como si te hubieras metido con algún tronista de MYHYV.

Ese lugar con un solo cambiador, viejuno y sucio, y con la papelera en la otra punta o quizás escondida estratégicamente tras la puerta, que te obliga a practicar tu no muy afinada puntería ya que es imposible en un espacio tan recogido sortear los obstáculos mientras coges a tu bebé, su abriguito, el cambiador, el paquete de toallitas, la gasa y el pañal lleno de pis con solo dos manos.

Esa inhóspita estancia, a veces fría en invierno y sofocante en verano, con un cómodo sillón y una silla de plástico con sus reposabrazos correspondientes, ciertamente algo incómoda, que le hace más apaño a tu acompañante que a otra mami que necesite dar de comer a su pequeño.

Ese cuarto, de cuidada decoración infantil, que pretende aportarnos tranquilidad e intimidad pero cuya puerta o se queda abierta o se cierra únicamente de un portazo despertando a cualquier criaturita que se haya quedado dormida dulcemente en la tetita de su mamá.

Esas salas de lactancia que hacen que te arrepientas de haber ido a un centro comercial un sábado o en plenas rebajas.

 

Hay muchas salas de lactancia y cada cual tiene lo suyo. ¿Cuál es la mejor sala de lactancia en la que has estado? ¿Y la peor?

 

Si este post te ha parecido útil o interesante, te agradecería enormemente que lo compartieras en tus redes sociales.

¡Gracias!

Total de visitas Visitas hoy
Anterior post Siguiente post

También puede interesarte

26 Comentarios

  • Responder AdoroSerMama 13 febrero, 2015 en 10:57

    Para mí, la mejor sala de lactancia en la que he estado hasta el momento es la del centro comercial “Los Arcos” de Sevilla.
    Y la peor sin duda la del centro comercial “Nervión” también de Sevilla que es excesivamente pequeña para un centro comercial de esas características.

  • Responder Maite 13 febrero, 2015 en 11:21

    Hola! Aún no he encontrado una sala de lactancia acogedora y tranquila. Además, la mayoría tienen el acceso a través de los servicios :(. Algunas salas de centros comerciales grandes solo tienen una butaca, otras tienen cubículos que aíslan unas madres de otras y estas encajonada entre 4 paredes. La verdad es que prefiero una silla o un sitio donde me pueda sentar, mejor al aire libre y si hace frío una cafetería.

  • Responder Amparo 14 febrero, 2015 en 12:34

    Creo que ahora hay una mayor concienciación de la importancia de la lactancia materna. Las salas de lactancia no es para que las madres se escondan de algo tan bonito como es dar el oro líquido a tu bebé sino que son unos espacios para tener una mayor tranquilidad y comodidad.
    En estas salas puedes dar de lactar a tu pequeño sin el calor o el frío de las estaciones oportunas, y donde puedes aprovechar para cambiar el pañal, calentar el biberón o dar un potito.
    De manera que estas salas no son de uso exclusivo para la lactancia materna sino para cualquiera y para cualquier edad por la comodidad que presentan.

  • Responder Mamadedos 14 febrero, 2015 en 12:57

    Sinceramente????? Si….. Si me pides opinión querrás mi opinión sincera…….todo y que sabes que si biberón a mis dos hijas por diferentes circunstancias.

    Partiendo de la base que para mi la lactancia materna es de lo más bello de la maternidad, y una estampa preciosa que admirar…….creo que toda mamá que da el pecho lo debe dar donde ella se sienta más cómoda la verdad. Sugerir que se vayan a salas frías y dejadas no me gusta… Yo no iría…….. Dar de comer, alimentar a un bebé es un momento de paz….. Y se ha de hacer donde la madre esté cómoda.

    No toleraría jamás nadie me re dirigiera a una sala de esas si a mi no me apetece.

    Besitos

  • Responder unamamaarquitecta 14 febrero, 2015 en 12:58

    Yo personalmente sólo he usado dos o tres, una la de Ikea (bastante buena), otra la del centro comercial de al lado de casa (huele fatal de los fatales) y la de Parquesur (otro centro comercial de leganés). No me gustan las salas de lactancia pero en esta última no me importaría quedarme, tenían tele con dibujos, microondas, olía bien. un sofá bien cuidado.. Vamos que servía para algo más que para dar de mamar..
    Yo la verdad es que nunca he tenido problema cuando la he dado el pecho en lugares públicos y si me recluyeran a dar de mamar en las salas les mandaría a paseo.. Besos!!

  • Responder m.angeles enriquez moreno 14 febrero, 2015 en 13:09

    Sinceramente, para la único que he utilizado las salas de lactancia es para cambiar el pañal a los peques o porque tienen micro para calentar el potito. A los dos les ha dado pecho poco tiempo pero se lo he dado donde estuviese. No me he escondido.

  • Responder Matronaonline 14 febrero, 2015 en 13:16

    Estoy totalmente a favor de las salas de lactancia. Esto quiero aclararlo en primer lugar, porque ahora me voy a poner a matizar y va a parecer todo lo contrario jejeje

    Lo primero, la localización: una sala de lactancia es un espacio en el que una persona va a ingerir alimento (porque sí, aunque a algunos se les pase por alto, los bebés son personas y la leche materna es alimento). No me apetecería nada tener que comerme una paella pegada a unos aseos públicos, por los olores y porque me parece una falta de higiene. Mucho mejor si localizan el cambiador en el baño y la sala de lactancia en la zona de restauración.

    Lo segundo, la higiene: es sabido por todos que los bebés se hacen pis y caca encima, generalmente en un pañal que no se limpia solo, sino que hay que cambiarlo: poner uno nuevo y tirar el sucio. Tampoco me apetecería comerme una paella al lado de un cubo lleno de pañales apestando. ¿Por qué hemos de dar por hecho que a esas personas sí les parece suculento alimentarse rodeados de olor a cacas varias? Lo dicho, mejor el cambiador en un sitio y la sala de lactancia separada.

    Lo tercero, la falta de espacio: sí, me he comido raciones de paella de pie con una cañita y bien ricas que me han sabido (a estas alturas no te digo lo que me está apeteciendo comerme una paella XD ya podría haber puesto de ejemplo un bacalao, que no me gusta nada!). Pero hay que recordar que para la lactancia materna es necesario tanto para la madre como para el bebé adoptar una postura confortable y tranquila, imposible si estamos más pendientes de coger un sitio en cuanto quede libre o apartarnos constantemente para que otra mamá pueda usar el cambiador. Hay salas de lactancia muy amplias pensadas en que ninguna mamá deba quedarse de pie.

    Lo cuarto, ese halo de “obligatoriedad” que las rodea: conozco a mamás que no quieren sacarse el pecho en público porque les da reparo. Si hacen bien o mal pensando así no es algo que debamos decirles las demás, es su decisión y, por lo tanto, respetable. Es por ellas por las que deben existir las salas de lactancia, ningún niño tendría que pasar hambre porque tuviera que esperar a llegar a casa y ninguna mujer debería abandonar la lactancia materna porque esto le supusiera una traba para amamantar. Ahora bien, al igual que están para quien las quiera, para quien no las quiera está todo el espacio exterior a la sala de lactancia. Si yo me tengo que retocar el pintalabios puedo hacerlo en la mesa donde acabo de comer o en el baño frente al espejo, nadie va a venir a decirme amablemente que me pinte los labios en el aseo porque la gente se podría sentir ofendida… y pensemos en la cantidad de actividades sexuales que se pueden hacer con la boca, pestos a pensar sucio, se lleva la palma!! 😛

    ¿Te imaginas a una camarera informando a 2 personas de 70 años que se están dando un beso en una cafetería que el resto de clientes podrían sentirse molestos por su actitud? Es complicado cambiar la mentalidad de la gente, pero es sencillo amonestar esos tratos discriminatorios en un negocio, sea un restaurante, un centro comercial o un museo: reclamación por escrito. También existen hojas de sugerencias si se valora que la sala de lactancia puede mejorar 😉

  • Responder Patricia 14 febrero, 2015 en 13:41

    La verdad es que estoy muy de acuerdo con las opiniones que han escrito. Las mujeres que están dando el pecho deberían de tener la libertad de amamantar a sus hijos en sitios donde se permite la alimentación de cualquier otra persona. Entendería que en una tienda que no se permite comer en su interior no permitieran la lactancia… por concordancia.
    Y en cuanto a las salas de lactancia, muy de acuerdo que a nadie le apetece comer en el baño, ni con prisas, ni olores…etc
    Tendremos que hacer conciencia
    Un beso

  • Responder Desdetres 14 febrero, 2015 en 15:19

    Normalmente huelen mal y son incómodo das. No me gusta estar sola alli encerrada. Prefiero dar el pecho fuera, pero si sirven a que alguna mamá mas vergonzosa no renuncie a sus paseos…pues genial! Pero creo que pronto aprendes que mejor fuera!

  • Responder mamaoveja 14 febrero, 2015 en 15:27

    A mí me parecen bien las salas de lactancia, quizás porque las únicas experiencias que he tenido han sido muy positivas. La sala de lactancia de Ikea es un lugar agradable y nada concurrido. He estado sola y tranquila,que es como a mi me ha gustado siempre dar el pecho. También en la sala de pediatría de mi CAP hay un biombo y detrás unos asientos y una mesita. Alejado de los peques enfermos, los que lloran y los que enreda. No es el lugar más cómodo del mundo pero es tranquilo, y para mí la tranquilidad es igual a comodidad, sobretodo para mi hijo. El bebé siempre va a estar cómodo, en brazos de su madre, y eso es todo lo que pido, paz y relajación cuando amamanto. Puestos a pedir, que tenga sillones de lactancia y todo lo que pedís.

  • Responder Hijitis Aguditis 14 febrero, 2015 en 15:56

    A mí en general no me suelen gustar. Hay mucho que mejorar.

    Yo no tengo problema para dar el pecho donde sea. Pero estaría bien que pudiésemos contar con sitios donde sentirnos cómodas y a gustito.

    Es una pena que tiendas que venden ropa o cosas para niños ni se molesten en tener lavabos y una sala en condiciones… En HyM me dijeron que no podía dar el pecho en el probador. Sí… Es muy fuerte.
    Es el único sitio en que podía sentarme!!! Que la peque pesa ya 10kg…
    Me fui de la tienda y les he hecho el boicot. No piso más una tienda suya.

  • Responder Teresa de Tutete.com 14 febrero, 2015 en 16:54

    Jamás he dado pecho en una sala de lactancia y jamás daré. Si a alguien le molesta verme dar el pecho pueden mirar a otro lado..me parece una auténtica idiotez…además jamás he enseñado mis pechos a nadie cuando he alimentado a mis hijos…si lo haces bien nadie tiene por que sentirse intimidado…y aunque se sintieran lo siento mucho de corazón..me parece que ya es hora de cambiar un poquito el chip…

  • Responder Rosa (Aprendiendo a ser Madre) 14 febrero, 2015 en 17:14

    Nunca he estado en una sala de lactancia, acá no son tan comunes y lo que primero me molestaba (su falta) ahora agradezco.
    Apartarnos para nuestra comodidad me parece tan extraño, sin embargo se que en gustos se rompen géneros habrá quienes si le gusten y deben seguir existiendo mientras no logremos normalizar la lactancia en la sociedad

  • Responder Sandra NANNY TRAINER 14 febrero, 2015 en 18:29

    Pues la mejor, entre lo malo, la del Ikea, espaciosa, grande, con sillon y sillitas para los hermanos mayores, con microondas para las mamis q calienten leche o papilla, cubo recoge-pañales…
    Creo que las salas son de gran utilidad, más allá de “quitarnos de en medio” porque haya a gente q le moleste. Son una opción para aquellas manás que se sienten observadas e incomodas en público, porque las hay, y totalmente respetable… Ojo, que yo soy de las que se pone en cualquier sitio, ya sea sentada, de pie, caminando o comiendo…
    Deberíamos tener muchísimas mas facilidades para poder alimentar a nuestros bebes. Y no me refiero a salas de lactdncia, sino a los juicios de la gente, a las miradas… Deberíamos sentirnos protegidas por las personas por hacer algo q es natural y bueno para nuestros cachorritos, y no juzgadas.
    A parte de esto, animo a todas las mamis q puedan a darle el pecho a los retoños sea donde sea, sea cuando sea, porque lo mas importante es su alimentación y salud, y no lo q digan, piensen o juzguen…
    Yo también Adoro Ser Mamá

  • Responder silmamidoble 15 febrero, 2015 en 02:39

    Pues a mi no me gustan nada!!! Ese olor!!! Igual yo soy muy delicadita, pero no soporto los malos olores, ni los olores a desinfectantes donde hay bebes…
    Yo, la verdad, es que alguna utilice, porque pasear con mellizos y alimentarlos, en pleno invierno, con lo pequeños que eran, y no caer en la opcion del centro comercial, era practicamente imposible.
    Yo no soy especialmente pudorosa, y ahora haria las cosas de manera diferente, como muchas de nosotras, supongo. Al tener mucho pecho alguna “amiga” de esas graciosas comento una vez que la teta era mas grande que la cabeza de los peques (jajaja, todavia me rio), y me entro una aversion a dar el pecho en publico, a pesar que casi ni enseñaba. Las salas de lactancias me salvaron de mas de una, sobretodo cuando tenia que darle a los dos… la sociedad no esta preparada!!!
    Un besazo guapa!! Muackxxxx

  • Responder Educando un León 15 febrero, 2015 en 12:02

    Nosotros hemos usado esas salas para cambiar al Leoncito cuando era bebé.
    Para dar el pecho, que es lo más natural del mundo, y que no es un acto con ninguna componente sexual, salvo en cuatro mente sucias, cualquier sitio es bueno. No se puede coartar el comportamiento natural de nadie por las normas morales de otros. Entre muchas cosas porque esos otros también son diversos y tienen distintas moralidades. Claro que si una mujer se siente incomoda dando el pecho en público está bien que lo pueda hacer en un espacio privado dispuesto para ese fin.
    En Africa no tienen estos problemas 😉

  • Responder nuestrocachorro 15 febrero, 2015 en 22:30

    Yo no he utilizado ninguna, cuando todavía le daba el pecho no me vi en esa situación por suerte. Siempre le daba en casa y si estábamos fuera en el coche ya que no me sentía a gusto dando el pecho en público. Pero la verdad que es una vergüenza, me parece un insulto esas llamadas salas de lactancia, aquí en el ambulatorio se supone que hay, y cuando apenas tenía unos días esperando para la revisión tuve que darle el pecho pero lo hice en el mismo pasillo. Era una simple silla en un rincón tapada por un biombo, en fin… creo que es una falta de empatía y respeto hacia los bebés y sus madres. Un abrazo

  • Responder Clarisa Pereira 16 febrero, 2015 en 15:33

    Hola, hermosa! Linda nota como siempre y aprovecho para contarte que en Argentina no existen las salas de lactancia en centros comerciales, ni en lugares públicos. Tengo entendido que hay grandes empresas que tienen salas maternales, pero personalmente nunca usé una ni tampoco me escondí para dar la teta. No sé si sería ideal tenerlas o no, porque si te transmiten esas emociones que contás, de verdad que no me animaría a usarlas, y al que le moleste que no mire. En los baños hay cambiadores, pero como generalmente tienen aspecto de sucio, también lo he cambiado a mi hijo en algún que otro banco o asiento, y te reitero, lo lamento para el que le moleste, no pienso arriesgar la salud de mi hijo por algún que otro intolerante.
    Mirá, nuestra realidad es tan diferente a la de uds.; ¡con decirte que en mi país dan plata a las mujeres humildes por tener hijos! Por este motivo la mayoría de la gente no respeta a las embarazadas ni a las madres; es como que la gente está tan cansada de ver madres adolescentes, niñas que no pasan los 15 años, o mujeres que tienen de a siete hijos solamente para cobrar la ayuda del gobierno. Es lamentable.
    Supongo que esta es una de las razones por las que no se respeta la maternidad, ni la lactancia, ni a la niñez misma en Argentina.
    Un beso grande, espero no haberte entristecido con mi comentario, pero es una realidad que no puedo dejar de contarle al mundo.
    Clari

  • Responder mamirecientecuenta 16 febrero, 2015 en 18:51

    Pues sinceramente, nunca he dado el pecho en una sala de lactancia, nunca me lo han pedido y si lo hicieran no iría. Me parecen decadentes, feas, sucias, ….
    Una sala de lactancia, tendría sitio suficiente, sofás, o como mínimo una sillas mas bien cómodas, pues no todas damos el pecho de manera similar. Además, me parece que un solo cambiador, feo, mugriento, sucio, viejo,… No es el mejor sitio para cambiar a tu bebé.

    Por suerte no he tenido que hacerlo jamás. He ido a centros comerciales y le he dado el pecho a mi hija, en cualquier banco o silla de cafetería, me han mirado de diferente manera, pero cuando me miran mal les digo que mi hija está comiendo y que si no les gusta que giren la cara. Yo tengo derecho de dar el pecho donde pueda y donde mi hija me lo pida. Y me da igual que la gente no lo entienda, porque así es como vivimos, llenos de prejuicios estúpidos, cuando no estás enseñando el pecho por ser exhibicionista, si no porque le estoy dando alimento a mi bebé.

    Saludos

  • Responder Montse 18 febrero, 2015 en 09:27

    Hola, pues en primer lugar pienso que son necesarias y muy escasas para lo que deberían. Necesarias no porque quiera esconderme, pero a lo mejor sí hay madres que nos encontramos más cómodas en la intimidad, o bien nuestros peques comen mejor sin distracciones. Escasas porque apenas hay una en cada centro comercial, pero algunas son de risa. Y no esperes, por supuesto, nada similar en restaurantes ni otros establecimientos. No sólo escasas, es que algunas dan risa. La mayoría están cerradas con llave y tienes suerte si hay un timbre para avisar, porque si no tienes que ir a buscar al hombre de seguridad por todo el centro. Luego abres, y te encuentras una silla y ya… con una papelera de pañales que no han vaciado y huele a alegría… O las salas van integradas en el aseo, ¿y por qué tiene que comer un niño oliendo pises si nosotros no lo hacemos? En fin, una locura… Las de Carrefour están bastante bien. Son amplias, con lavabo, espacio para cambiar y todo lo necesario. Las de prenatal son íntimas y con unos sofás comodísimos. Limpias porque no tienen cambiador, pero se echa en falta, que aunque sea aparte, tuvieran un espacio para cambiar también… Un beso fuerte, muy interesante el post!!

  • Responder Madres Cabreadas 18 febrero, 2015 en 09:34

    Me parecen bien las salas de lactancia, pero siempre que no sean de uso obligatorio para amamantar, es decir, que no te obliguen a dar el pecho sólo en ellas, sino que puedas hacerlo donde quieras.

  • Responder Ni piratas, ni princesas 18 febrero, 2015 en 23:11

    ¿Eso que llaman salas de lactancia son los cambiadores de los centros comerciales, que huelen a rayos, y a los que les ponen una silla? ¿Ahí tenemos que meternos?
    Pues yo nunca he usado ninguna sala de lactancia, la verdad. Ni la hubiese utilizado. Tampoco nadie me ha “invitado” nunca a que me vaya a dar la teta a otro sitio. Siempre hay gente que mira, unos con cara rara, otros sonriendo, pero yo pasaba bastante de todos… Bastante tenía ya con alimentar continuamente a un bebé tragón como para estar pendiente del resto de la humanidad. ¿Que ven una teta? Vaya misterio…
    Besos!

  • Responder Sheyla 27 febrero, 2015 en 09:39

    Pues yo la verdad es que apenas he usado la sala de lactancia, solamente para cambiar alguna vez el pañal y poco mas. Sinceramente he visto salas que eran penosas!! sin espacio, sucias, oscuras…horrible de verdad y con algunos carteles que daban hasta verguenza ya que eran publicidad total de leches de formula :( y despues tengo que decir que hay una que me parece que estaba muy bien que es la del CC Rio Shopping (Valladolid) tanto la de arriba como la de abajo que es amplia, con luz, musiquita suave, baños para los mas peques, varios cambiadores, sillones (pocos eso si, solo 2) y lo mas importante para mi, que huelen a limpio!!ya te enseñare alguna foto que hice para que lo veas. Lo mas importante no es que sean bonitas las salas de lactancia, sino que la mama y el bebe esten comodos y puedan disfrutar de ese momento de dar el pecho o el biberon. Yo personalmente lo hago en publico, busco un sitio comodo sin mas y la peque ya tiene 26 meses, y aunque te miren raro porque ya no es un bebe, por el momento no he tenido que ir obligada a las salas de lactancia que ya es un logro!

  • Responder lidia 17 marzo, 2015 en 17:16

    Yo e estado 4 años dándole el pecho a mi hijo y jamas e entrado en un sitio d lactancia quizás porque aquí en utrera ahí pocos pero que darle de mamar a un hijo es lo más natural del mundo siempre con discreción. Y ahora que vuelvo a estar embarazada pues cuando tenga a mi nuevo bebé pues le daré el pecho cuando y donde el lo demande

  • Responder Sara 27 noviembre, 2015 en 10:20

    Hola yo solo conozco la de bahía sur y la experiencia no fue buena. Mientras estás dando el pecho a tu bebé venga a entrar gente con niños de 2 o 3 años a quitarle el pañal en el cambiador (en el servicio femenino hay otro cambiador) y claro imaginaros una plasta tras otra el pestazo…luego otras como hay un servicio dentro con niños ya muy grandes de 12 años 10 entrando a ese servicio allí había de todo menos tranquilidad y eso que era un día entre semana

  • Responder Tanya 8 enero, 2016 en 11:54

    No he estado en ninguna sala de lastancia buena, las odio todas . Hay mucha gente y si sólo estuvieran las mamás vale pero también están todos eso acompañantes, se te ponen a mirarte y sinceramente me siento incómoda yo prefiero buscar un sitio tranquilo en es que me sienta cómoda y taparme con una gasa. (La verdad es que me pone muy nerviosa cuando mucha gente se pone a entrar y a salir , y a rondar por alrededor).

  • Dejar un comentario