MAMÁ, QUIERO VOLVER A SER UN BEBÉ

Me hace mucha gracia escuchar eso de que cuando éramos pequeños queríamos ser mayores y ahora que lo somos daríamos cualquier cosa por volver a ser pequeños.

Siempre con nostalgia.

Con cierta melancolía.

Y es que, cuando eres una niña o un niño, quieres crecer porque todo el mundo te empuja a querer hacerlo.

Porque los mayores comen solos, se visten solos, no lloran (what!?), se comen toda la comida, tienen móvil, o tablet, o ambas cosas… hacen cosas de mayores, se maquillan, se pintan las uñas, usan tacones, salen a bailar, van a donde quieren, deciden por sí mismos…

Ser mayor mola. O eso crees cuando tienes cuatro años.

Mi hija me dijo hace unos días: “mamá, cuánto me gustaría volver a ser un bebé“.

Todavía estoy recogiendo mis pedazos…

 

Apenas tuve tiempo de hablar con ella porque tenía mucho sueño y se quería dormir.

Me hubiera encantado decirle en ese justo momento que está más cerca de ser un bebé que de ser mayor.

Que, aunque todo el mundo le diga que es mayor, NO LO ES.

 

Me encantaría que no existiera esa presión, esa connotación negativa sobre el hecho de sentirse pequeña todavía. Porque ella tiene momentos. Lo sé.

Momentos en los que se viste sola y me lo dice orgullosa, con la coletilla de “¿ves?, es que ya soy mayor”. Y otros momentos en os que me pide que la vista yo.

Momentos en los que se come sola toda la comida y otros en los que me pide que le dé de comer.

Momentos en los que quiere ir andando sola, ligeramente alejada de mí. Y otros en los que me pide que la cargue en brazos.

 

No es mayor. Aunque todo el mundo se empeñe en que debe serlo. No lo es.

Y aunque navegue contracorriente (ya estoy acostumbrada) seguiré insistiéndole, haciéndole ver que ser pequeño no es malo ni ser mayor es lo mejor. Que no pasa nada por sentirse a veces pequeña, que no debe avergonzarse por ello.

Y que no haga caso al resto de la gente. Porque al final tienes que desautorizar a los demás aunque te cueste ya que se empeñan en hacerles creer cosas que no son reales y les confunden.

Una niña de 4 años no es mayor. No necesita serlo. Simplemente es una niña y deberá tener la autonomía de una niña de cuatro años. Sin más.

 

Total de visitas Visitas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *