EL PARTO DE MIS SUEÑOS
Personal, recientes

EL PARTO DE MIS SUEÑOS (1ª parte)

Yo siempre he sido una pupas. Me daba miedo sacarme sangre, me aterraba ponerme una vacuna… y si me hacía un pequeño corte lloraba como una magdalena.
Recuerdo que una vez mi médico me dijo que no querría estar en el paritorio el día que yo fuese a dar a luz.

¡Qué le vamos a hacer!
Aunque he de reconocer que con los años y dos partos he madurado muchísimo en ese sentido.

El embarazo de mi hija fue maravilloso. Apenas unos días con náuseas y algún que otro malestar las últimas semanas pero en general envidiable. Quién me iba a decir a mí que el parto sería tan traumático…

Por eso cuando me quedé embarazada de Marcelo pasaba noches en vela pensando en cómo sería el parto. Estaba muerta de miedo, lo reconozco.
Miedo a lo ya conocido. Y es que a veces creo que saber tanto no debe de ser bueno. Cuando lees tantos testimonios desgarradores y además has tenido una mala experiencia te pasa de todo por la cabeza (y más aún si estás hormonada perdía)

Al menos una cosa tenía clara esta vez: no me iba a dejar convencer para ponerme la epidural. En el parto de mi hija todo se complicó cuando me la puse y lo peor de todo fue la lentitud de la recuperación. Ahora, con una hija de casi 3 años, no podía permitirme de nuevo 2 meses en cama reponiéndome de un parto.
Incluso le dije a mi marido: si me oyes pedir la epidural dame un cate fuerte, en serio, ¡te lo suplico!

Con esa decisión ya tomada comencé a dar los típicos paseos de esas últimas semanas confiando en que ayudarían a que Marcelo no se demorara demasiado (doy fe de que estar embarazada en pleno verano en Sevilla es una tortura).

El día 2 de Agosto estuve caminando un ratito pero bastante desganada. Había tenido contracciones regulares durante una hora esa misma tarde pero cuando me fui a duchar para irnos al hospital se pararon. ¡Menudo cabreo! Así que di el paseo de la noche muy a regañadientes porque sentía que no servía para nada.

Me podía el estrés. Agobiada por un calor insoportable y por la idea de ponerme de parto y que mi marido estuviera fuera por trabajo. Di un paseo más corto de lo normal y nos fuimos para casa.

Todo transcurría con normalidad. Las contracciones no volvieron en toda la tarde-noche y me acosté con la seguridad de que no había llegado el momento.

Sobre las 4 menos cuarto de la madrugada el dolor me despertó. ¿Qué había sido eso? ¡Una contracción! Jolín, cómo dolía… Como en el parto de Alessandra me puse la epidural antes de que comenzara el dolor no sabía lo que se sentía. Pasé esa contracción y me quedé dormida. Lo más raro del mundo. Dormida, como si nada.

A los 15 minutos… ¡boom! Otra contracción me despertó. Abrí mi APP de contracciones (apañadísima por cierto) y comencé a medirlas. Me dolía tanto que a la tercera desperté a mi marido y le dije que nos íbamos para el hospital. No esperaba yo una hora con esos dolores ni loca.

Mientras me vestía me entraron unas ganas terribles de hacer caca. ¡Qué oportuna! (Eso pensaba yo…) me sentaba en el wc pero me daba miedo de apretar (no se me fuera a salir el niño ja ja ja) así que me levantaba y me volvía a sentar a los pocos minutos otra vez, en bucle. Tras varios intentos conseguí hacerlo y cuando me limpié… ¡wow! Un poco de sangre… Era la señal. De cabeza al hospital, no había duda.
El reloj marcaba las 4.26 de la madrugada.

Despertamos a la niña diciéndole que su hermanito ya iba a venir y que teníamos que marcharnos. Todo preparado y al coche. Y mientras tanto, unas contracciones que me paralizaban del dolor.

Recuerdo el camino eterno. Los baches de la carretera hacían que el dolor fuera aún más fuerte pero yo apretaba los dientes mientras agarraba fuerte mi ropa y sonreía para que mi hija no se asustara. ¡Lo que hubiera dado yo por gritar a pleno pulmón en ese momento!

Llegamos al Virgen del Rocío y me dejaron en la puerta del Hospital mientras mi marido iba con mi pequeña a aparcar. Eran las 5 y 20 de la madrugada. Apenas me sostenía en pie. Las contracciones eran muy intensas y no me reponía de una cuando llegaba la siguiente.

Una enfermera me trajo una silla de ruedas para pasar a Admisión (¡gracias!).  Cuando entré a la sala de espera me quedé a cuadros… ¡no había nadie! Eso es impensable en ese Hospital, os lo aseguro.

De seguida me llamaron a monitores. Desde que llegué a la sala de espera hasta que entré en la sala de monitores pasaron unos 5 minutos y 3 contracciones así que la matrona prefirió hacerme directamente una exploración.

¡Cada vez que me acuerdo me da la risa tonta! Era para haberme visto la cara cuando la matrona me dijo: “pero chiquilla… ¡si vienes dilatada entera!
¿¿¿Cómooo???
“Sí, sí” – me dijo literalmente – “no te digo de 10 por no pillarme los dedos pero al menos de 9″

No me podía creer lo que estaba escuchando. ¡Ya dilatada! Con lo que yo le temía a la dilatación. Primera fase superada. Oye, y con nota ja ja

Me preguntó si había roto la bolsa y cuando le dije que no me respondió que en cuanto la rompiera me iría a paritorio porque estaba apuntito. Ay madre… y ¡¡Fernando aparcando!!

¿Quieres continuar leyendo la historia de mi parto? Pues haz click aquí.

Fotografía de la cabecera de Antonio Ramos Fotografía. Modelos: Alessandra y yo.
Todos los derechos reservados.
Total de visitas Visitas hoy
Anterior post Siguiente post

También puede interesarte

29 Comentarios

  • Responder encarni Carrero Gómez 28 noviembre, 2016 en 09:50

    Adoro ser mamá parece una peli deseando la segunda parte Fernando!!! Aparcando…..

    • Responder AdoroSerMama 28 noviembre, 2016 en 11:38

      Ya tienes publicada la segunda parte je je ¡gracias por leerme!

      • Responder encarni Carrero Gómez 28 noviembre, 2016 en 12:26

        Que bien que al final llegó Fernando a tiempo que bonito. Yo estuve solo no lo dejaron entrar hasta que no nacieron los dos pero muy bien también mi parto.

  • Responder Casandra 17 diciembre, 2016 en 19:09

    Uy la verdad es que a mi me da tanto miedo eso, se que es natural pero no se si es para mi hehe

    • Responder AdoroSerMama 17 diciembre, 2016 en 19:50

      Al final no es para tanto. Te lo aseguro! je je

  • Responder María Rodriguez 18 diciembre, 2016 en 20:13

    Solo de leer sobre partos o ver algún vídeo de parto, me entran a mi los dolores , jajaja. Y eso que no se me presenta en un futuro cercano el tema, veremos si algún día….de momento voy leyendo la segunda parte! Un beso

    • Responder AdoroSerMama 26 enero, 2017 en 11:14

      Gracias María je je no te asustes mujer!!! Que estamos preparadas para ello

  • Responder Rosa Uroz 18 diciembre, 2016 en 21:33

    Recientemente he sido madre y tenia clarisimo que no queria epidural, estando en el hostpital odo el momento, vamos a quirofano a ponerte la epidural y o que no y que no, porque tanto empeño, estaba soportando muy bien las contracciones, si he de decir que cuando estaba de 7…ya empezaba a doler mas y ya de 9… una mala leche…jajaja ahora me rio pero vaya momentos, y la verdd que muy muy bien y la recuperacion pues estupenda, nada de puntos, animo a esas madres que aguanten un poco.

    Saludos!

    • Responder AdoroSerMama 26 enero, 2017 en 11:15

      Es que parece que el personal sanitario va a comisión! es broma.
      Pero claro, para ellos es más fácil que estemos anestesiadas. No nos quejamos, no nos movemos… hacen lo que les da la gana…

  • Responder Sara Jiménez Pajares 19 diciembre, 2016 en 13:55

    El otro día hablaba de eso con mi madre y tía, aun no soy madre pero me da un miedo horrible ese momento.
    Imagino que rompiste la bolsa y todo salió a la perfección que me he quedado ahí con la intriga jejeje Enhorabuena por tu parto de ensueño.

    • Responder AdoroSerMama 26 enero, 2017 en 11:15

      Gracias Sara!!
      Rompí la bolsa ya en el hospital je je y sí, todo salió a la perfección!!

  • Responder ZuniReds 19 diciembre, 2016 en 20:10

    Creo que cuando se comparten estas experiencias y el ser madre, siempre se te viene el recuerdo cuando uno estaba en la misma situación yo de verdad que no fue tanto para mi, pero si ese miedo por el primer embarazo y que decir del parto es toda una novela para cuando tienes el segundo bebe es otra historia, pero sin duda queda en la mente y cuando se requiere viene a ti ese momento y las sensaciones están tan vivas que siente de vez en cuando esos sintomas jajaja muy divertida tu situacion y creo que a muchos nos pasa igual el miedo nos apodera pero si no fuera por este no estarías alertas.
    Saludos guapa

    • Responder AdoroSerMama 26 enero, 2017 en 11:16

      Es que casi todas vamos al momento del parto asustadísimas!!!!! ja ja
      no pensamos que todas parimos y ya está

  • Responder Vanesa 20 diciembre, 2016 en 13:20

    Hola guapa, mira que no soy amiga de leer post ni vivencias de partos ajenos porque como bien dices bastante tiene una con el suyo pero he de reconocer que tu crónica, tan fresca y de estar por casa, me ha gustado así que espero no perderme la segunda parte, muaksss

    • Responder AdoroSerMama 26 enero, 2017 en 11:16

      ¡¡gracias Vanesa!! me alegra que te haya gustado :-)

  • Responder Esthertips 21 diciembre, 2016 en 23:54

    Coincido con el post anterior, no soy de leer estas cosas porque todas no somos iguales y xk a mi por lo menos me crea miedo e inseguridad pero me alegro k haya salido bien y tengas hoy dia dps niños hermosos!
    Un beso

    • Responder AdoroSerMama 26 enero, 2017 en 11:17

      Por eso no conté el parto de mi hija.
      No quiero que ninguna mujer embarazada tenga miedo por mi culpa.
      Pero el parto de Marcelo fue tan maravilloso que quería compartirlo je je

  • Responder Alexandra Dacier 22 diciembre, 2016 en 17:11

    Que risa el post y que fuerte eres, yo aun no tengo hijos y espero tener un parto de sueños me encantaría. Que bueno que te rías de la experiencia y nos los cuentes por aquí, yo le tengo un poco de miedo a los partos.
    Saludos.

    • Responder AdoroSerMama 26 enero, 2017 en 11:17

      uy de fuerte nada ja ja estaba asustadísima!!!

  • Responder Arien 23 diciembre, 2016 en 00:51

    Hola guapa
    Ay que pasada, debe ser una sensación genial, algo que no tiene comparación y totalmente indescriptible.
    A mi la verdad es que me da pánico, de hecho me tira para atrás en el tema de tener hijos, aunque supongo que cuando me venga el instinto seguro que me convenzo jeje
    Un besazo

    • Responder AdoroSerMama 26 enero, 2017 en 11:18

      Oye, y si no te viene el instinto no pasa nada!!!
      Si quieres ser madre perfecto. Y si no, perfecto también.

      Lo importante es ser feliz con las decisiones que tomamos no? Fuerte beso!

  • Responder M angeles Aprendiendo con Julia 26 diciembre, 2016 en 22:53

    Mis partos fueron muy diferentes entre ellos. El embarazo de mi hijo mayor fue una maravilla, pero el parto no lo fue tanto… Se volvía a subir cuando dejaba de empujar y al final con forceps, médico encima y una barbaridad de puntos. Con la pequeña el embarazo muy malo, en reposo con amenaza de parto prematuro y me lo pararon de 32 semanas. Al final nació de 37 con 3 kilos y medio, en 10 minutos y con 2 puntitos de nada.

    • Responder AdoroSerMama 26 enero, 2017 en 11:18

      Con Alessandra justo me pasó lo que a ti con tu hijo mayor… y fórceps también. Fue horrible :-(

  • Responder Paula Alittlepieceofme 27 diciembre, 2016 en 23:55

    Esto es toda una experiencia…que a mi me aterra tener que pasar. Aún soy joven pero nunca se sabe…Me alegra que saliera mejor de lo que pensabas, bss!

    • Responder AdoroSerMama 26 enero, 2017 en 11:19

      jajaja no es para tanto, de verdad!

  • Responder Maria ML 22 enero, 2017 en 19:48

    Hola!! toda una sorpresa que dilataras tan pronto! no eres el primer caso que leo que una epidural da problemas. De hecho tus dos partos me recuerdan mucho a los de mi mejor amiga: con la epidural se quedó medio tonta de cintura para abajo durante semanas pero cuando tuvo el segundo, no le dio tiempo casi a llegar al hospital. Besos!!

    • Responder AdoroSerMama 26 enero, 2017 en 11:19

      ay… tengo un post sobre la epidural en el que se detallan muchos de sus efectos secundarios. Puede ser un auténtico problema!

  • Responder Algo especial 25 enero, 2017 en 23:36

    Leer tu experiencia por un lado me imagino un montón de sensaciones, por otra, me aterra pasar por algo así. Yo con los partos, no puedo ver vídeos, porque me pongo en situación y a veces pienso que no sería capaz… Supongo que todavía no es el momento. Soy muy joven para eso, aún.
    Me alegro de que al final fuera mejor de lo que esperabas.

    • Responder AdoroSerMama 26 enero, 2017 en 11:20

      uf… yo tengo dos hijos y tampoco puedo ver videos eh? me da un no sé qué….

    Dejar un comentario