Colaboraciones

HOY RECOMIENDO: ZAPATOS BLANDOS LILIPUTI

Existen muchos mitos en torno a la maternidad. Algunos más arraigados que otros.

Aún recuerdo a mi abuela insistirme desde bien pequeña en que me pusiera los zapatos y no andará descalza porque podía «coger una pulmonía». Textual je je ¡Ya sabemos cómo son las abuelas!

En mi casa no se andaba descalza. De nunca. Así que yo con mi hija hacia lo propio. Desde que nació sus pies bien tapaditos no se fuera a constipar (y más tan pequeñita…al nacer en Noviembre…).

Hasta que un día nuestra pediatra nos dio la voz de alarma. No recuerdo muy bien a cuento de qué salió la conversación pero lo cierto es que nos insistió muy mucho en lo bueno que es dejar que los peques anden descalzos.  Nos iluminó, por decirlo de alguna manera.

Resulta que una vez más estábamos equivocados al seguir las costumbres de nuestros abuelos y abuelas. Recientemente habían salido varios estudios en los que se argumentaba por qué los niños y niñas que andan descalzos son más inteligentes y cómo contribuye a su correcto desarrollo. Aquí os dejo un post muy interesante al respecto en el que se desgrana esta teoría.

Así que, tras la introducción de nuestra pediatra (en la que confiamos bastante) y un poquito de investigación por internet decidimos liberar a nuestra hija de tener los pies siempre tapados y de andar siempre con el miedo a un posible resfriado que nunca llegó por andar descalza.

Y también, al hilo de esto, comenzamos a buscar otro tipo de calzado que se adaptara más a sus necesidades.

Así dimos con los zapatos blandos Liliputi. ¡Y qué descubrimiento!

Mi hija es muy calurosa. Tanto que por las noches no consiente taparse (eso sí es algo que me agobia bastante, sobre todo cuando hace mucho frío je je) y tiende a sudar mucho. Imaginaos los pies cuando lleva zapatos… Pues por fin dimos con un calzado con el que no le sudan los pies. Resulta que el material con el que están hechos (piel de napa natural) es altamente transpirable así que los pies de mi pequeña no sufren dentro de ellos.

Otro punto a favor de estos zapatos es que la puntera es bastante ancha así puede mover libremente los dedos de los pies. Y la suela al ser blanda permite que vaya notando lo que pisa. Es lo más similar a andar descalza pero yendo calzada. Un calzado ergonómico perfecto sin lugar a dudas.

La verdad es que yo oí hablar de estos zapatos por una amiga y cuando indagué un poquito me di cuenta de que estaba recomendado por ortopediatras por todos estos motivos (y algunos más) así que no dudé en elegir los de mi peque. Mirad qué requetebonitos son además.

IMG_5326

 

Como siempre que recomiendo algo me preguntáis dónde conseguirlo, os dejo la web de mi amiga Rosa Elena de Cada Mochuelo a su Olivo. Allí tenéis más información y varios modelos. Es súper difícil elegir, ya veréis je je.

Por cierto, va a estar en la Jornada de Crianza Respetuosa de Sevilla del próximo 8 de mayo así que si estáis por aquí no dudéis en acercaros a su stand y ver todas las preciosidades que tiene.

 

Total de visitas Visitas hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce − catorce =

A %d blogueros les gusta esto: