CRIANZA RESPETUOSA: ¿CÓMO LO CONSIGO?

Todas sabemos que no existe ni manual ni libro de instrucciones que nos enseñe la manera más efectiva de criar a nuestros hijos. Cada niño es un mundo y cada una de nosotras también. Con nuestras propias vivencias, traumas, carencias, experiencias… conformamos nuestra personalidad y nuestra manera de ver la vida. Pero estaréis de acuerdo conmigo en que, por suerte para nuestros hijos, la crianza respetuosa está pisando fuerte en nuestra generación. Todo vuelve a su ser, impera la coherencia y nuestra propia naturaleza.

CRIANZA RESPETUOSA: CÓMO CONSEGUIR CRIAR A NUESTROS HIJOS DESDE EL RESPETO

En base a mi experiencia y a la información que he ido recopilando y asumiendo a lo largo de mi maternidad, hay algunos puntos que para mí son claves para criar a mis hijos desde el respeto.

 

LOS NIÑOS SON NIÑOS

Evidentemente. Pero se nos olvida muy a menudo. Tanto, que la mayoría de las veces se propician situaciones tensas e incluso rabietas precisamente porque se nos va de la cabeza que nuestros hijos no son pequeños adultos. Son solo niños. Tienen el comportamiento propio de un niño y no podemos pedirles una madurez para la que no están preparados.

Imagina la escena. Todos comiendo en un bar tranquilamente y un niño saltando en la silla, gritando, echando a correr por el bar entre los camareros… Seguro que has presenciado algo así, o incluso te ha tocado vivir esta situación en primera persona, con tus propios hijos. La realidad es que nosotros sí tenemos esa paciencia, esa capacidad de espera. Quizá la comida tarda demasiado en llegar, quizá tu hijo es que no quería estar allí. Ponte en su piel. Estar en un sitio en el que no te apetece, con escasa o nula noción del tiempo (no sabe si la comida tardará cinco o veinte minutos. Quizás ni siquiera sabe realmente cuánto son cinco minutos).

A veces pretendemos que los peques se adapten a nosotros pero nosotros no pensamos en ellos. Podemos buscar bares o restaurantes kids friendly, o ese día cambiar el bar por un picnic en el parque…

 

NO FALTES A TU PALABRA

A veces no es fácil pero es fundamental. Si le dices a tu peque que cuando salga del cole le vas a llevar al parque, llévale. Si le dices que cuando salgáis de la tienda vais a ir a jugar, hazlo.

Imagínate que alguien a quien quieres muchísimo continuamente te “promete” cosas que nunca cumple. ¿No llegaría el día en el que dejarías de confiar en él? ¿No se mermaría esa relación? ¿No pensarías que te está engañando?

Pues si a nosotros no nos gustaría que nos mintieran, y menos de forma tan descarada, a nuestros hijos tampoco.

Es totalmente comprensible que alguna vez se tuerzan las cosas y nuestra promesa se pueda ir al garete pero probablemente nuestros hijos lo entiendan perfectamente porque no estarán acostumbrados a que les engañemos.

 

VALIDA SUS SENTIMIENTOS

Nosotros vemos la vida desde otra perspectiva. Si algo se rompe sabemos que puede tener arreglo, o que en la tienda de la esquina podemos comprar otro igual por menos de tres euros. Pero para tu hijo o tu hija ese juguete, ese papel o esa torre de plastilina era importantísima y llora desconsoladamente porque se ha roto.

Para él/ella, tenía el mismo valor que para ti, por ejemplo, tu reloj favorito. O esa carta que te escribió tu marido cuando erais unos chiquillos. ¿No te dolería perderlo? ¿No te afectaría que se rompiera?

Debemos entenderles un poco más. Comprender que, que algo no tenga valor para nosotros no quiere decir que para ellos sea igual. Y por supuesto desterrar eso de que hay que dejar de llorar. ¿Qué tiene de malo? Es vital que se desahoguen, que sepan que llorar es necesario, que les estamos acompañando y que entendemos que estén tristes.

Si a ti te ocurriera algo, ¿qué prefieres? ¿Qué con cierta altanería te dijeran que dejes de llorar, que no es para tanto? ¿O que te abracen mientras te consuelan y te dicen que te entienden? Solo tienes que tratarles como te gustaría que te trataran a ti.

 

RECUERDA: SOIS UNA FAMILIA

Sería maravilloso que todos tuvieran voz y voto en las decisiones familiares. Obviamente no se puede comer todo los días macarrones, ni ir cada tarde al parque. Pero dejarles elegir el almuerzo de vez en cuando, o que decidan donde ir este domingo, o que ropa ponerse mañana… es darles autonomía, hacerles sentir parte importante de la familia.

Debe ser un fastidio tener que vivir siempre supeditado a las decisiones de los demás y no poder nunca satisfacer tus deseos. Yo pienso como me sentiría que todo el tiempo, cada día, me estuvieran diciendo lo que tengo que hacer y probablemente llegaría el día en el que me rebelaría y diría ¡basta! porque vivir así es insoportable.

Déjales decidir, te sorprenderán.

 

RESPETA SUS TIEMPOS

Hay procesos que requieren tiempo. Y ese tiempo es diferente para cada niño o niña. No todos dejan el pañal o se destetan a la misma edad. No todos consiguen dejar el chupete al primer intento. No todos se van a su propia habitación cuando cumplen X años.

Es complicado que nuestros hijos e hijas asuman cambios tan importantes a nuestro ritmo, en lugar de al suyo propio. Y es ahí cuando llegan las frustraciones, los miedos, los traumas.

Debemos vivir cada proceso con naturalidad, dándoles tiempo, permitiéndoles marcar ellos el ritmo a seguir. Es más fácil de lo que pensamos. Necesitan estar preparados para afrontar los cambios, para crecer. Y no hay nada como acompañarles respetuosamente en ese crecimiento.

 

CAMBIA TU LENGUAJE

¿Cuántas veces al cabo del día les dices NO? Siempre digo que las palabras son tremendamente poderosas. ¿Qué pasaría si cambiáramos el NO por una frase positiva?

Estoy asistiendo a unos talleres para padres y madres impartidos por M. Carmen Díaz (experta en coaching educativo y desarrollo personal) y el último día hablamos sobre la comunicación. Nos explicaba que el cerebro está diseñado para no comprender el “no”. Si le dices a tu peque “no pegues”, su cerebro entiende “pegar y no”. Y que, por lo tanto, es mucho más efectivo cambiar nuestro mensaje y decirle lo que sí queremos que haga. Es decir, comunicarnos en positivo. Desde ese día utilizo la palabra “para” en casa cuando mis hijos hacen algo que no deberían (como pegarse, por ejemplo). Y creo que es un camino complicado, porque estamos acostumbradísimos a decir “no” a todo, pero a la vez gratificante y que de seguro traerá consecuencias muy positivas en nuestra comunicación.

 

LOS HECHOS TIENEN CONSECUENCIAS. NO CASTIGAMOS.

En casa hay límites. Son totalmente necesarios e imprescindibles para que los niños y niñas se sientan seguros. Pero, lejos de castigar, utilizamos las consecuencias.

Es decir. Si mi hija no se come el pescado no se va a quedar sin ir al parque. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?

Si se pelea con su hermano, no se va a ir a su habitación castigada o se va a quedar sin ver sus dibujos favoritos.

Y no creo en absoluto que perdamos autoridad ante nuestros hijos. Nosotros dialogamos, nos ponemos a su altura. Todo lo que un niño o una niña hace responde a un motivo. Y yo quiero saber qué ha motivado que le haya pegado a su hermano, por ejemplo. Y le recuerdo que nosotros a ella jamás le hemos pegado aunque haya hecho cosas que no nos hayan gustado. Y razona, y termina disculpándose porque quiere hacerlo, porque se da cuenta de que no es el camino.

En cuanto a las consecuencias… Obviamente si está muy nerviosa, rompiendo cosas, o pegando, o gritando… no podemos salir al parque. Pero no es una imposición. La tranquilizamos, intentamos que se relaje, llegamos hasta el origen de esa actitud y cuando vuelve a la normalidad, salimos.

 

En definitiva, creo que, para mí, estos son los puntos fundamentales para seguir una crianza respetuosa con mis hijos.

¿Qué opináis vosotros? ¿Creéis que falta o sobra algún punto importante en esta pequeña lista?

 

Total de visitas Visitas hoy

31 Replies to “CRIANZA RESPETUOSA: ¿CÓMO LO CONSIGO?”

  1. Estoy completamente de acuerdo contigo. Aunque a pesar de que por el momento no soy madre de familia, creo firmemente que una crianza enfocada en la amabilidad y todos los aspectos positivos, crean mejores personas, impulsándolos a ser mejores basados en el respeto, la comunicación, etc.

  2. Creo que todos nos sabemos las reglas pero cuando se portan mal en una cosa en concreto y forma muy repetitiva sin querer perdemos los nervios, dejamos de hablarles como niños, las consecuencias si son castigos y levantamos el tono mas de lo que debiéramos…
    Supongo que la mayoría cuando son pequeños no lo hacen pero ha medida que van creciendo los padres vamos perdiendo un poquito mas la paciencia por mucho que queramos a nuestros hijos…

  3. Hola, la verdad es que es un relato estupendo con mucha enseñanza hacia los más pequeños y el como tratarlos desde fuera parece muy sencillo pero hay muchos hábitos que debemos reeducar en nosotros con ellos y ser más conscientes. Me ha encantado el post.

  4. Un post muy interesante aunque a veces no es facil llevar todo al pie de la letra,el extres del día a día ,el trabajo el poco tiempo en ocasiones nos hacen actuar de manera que no es la adecuada aunque nos arrepintamos después,y cuando un niño o niñas se porta mal creo que aun estamos muy acostumbrados a los castigos y a enfadarnos

  5. Hola guapa,

    reconozco que aun sin haber un libro de instrucciones nuestra propia intuición y aprendizaje diario nos lleva hacer las cosas de la mejor forma posible.

    Por tus palabras, tus pautas y tu forma de expresarte, se nota que eres una mamá estupenda y que estáis formando una familia fuerte, sólida y muy unida. Me encanta. Y espero que sigáis así siempre.

    Un abrazo

  6. Totalmente cierto, se nos olvida demasiado a menudo que los niños son niños… en cuanto a no mentirles, es una lucha constante que tengo con mi madre, para que muchas veces se calme, le dice que si a cosas que después no cumplirá… cierto que después se le suelen olvidar, aún es pequeño, pero es algo que odio!! Yo si le digo que haremos algo lo hacemos, a no ser que pase algo que lo impida, suelo cumplir mi palabra. En cuanto a castigos, yo considero que a veces si que les tienes que privar de algo que les encanta, en consecuencia a un comportamiento suyo inadecuado, por ejemplo, pero eso es como todo, cada una tenemos nuestra manera de hacer.

  7. ¡Hola, guapa!
    Suscribo tu post al 100%. Afortunadamente la crianza respetuosa ha llegado para quedarse y para ayudarnos a criar a nuestros hijos de forma más consciente y empática. Es fundamental tener en cuenta todo lo que nos indicas en el post y saber aplicarlo cuando estamos cansadas o estresadas porque de buenas es todo mucho más fácil. Nosotros hemos adoptado esta forma de criar de forma natural, no concibo criar de otra manera. Si entiendo que para algunas personas sea difícil porque deben romper con muchos paradigmas y hábitos heredados y optar por otro enfoque. Un abrazo.

  8. Hola es un post muy interesante creo que hay que hacerle saber a los pequeños que toda acción tendrá una consecuencia tanto buenas como mala según sea su comportamiento

  9. Totalmente de acuerdo contigo en todo lo que comentas.
    Yo reconozco que si tomo como referencia los primeros 5 años de la vida de mi hijo, quizá no haya establecido una crianza respetuosa con él. Pero con el tiempo me fui dando cuenta de ello y poco a poco voy cambiando hábitos, voy implicando al niño en las cosas relacionadas con la familia, su opinión cuenta tanto como la mía ( dentro de los límites de la coherencia, claro) y sí que me doy cuenta que el niño ha cambiado en su forma de ser y enfrentarse al mundo. Aunque tarde, voy cambiando mi forma de criar a mi hijo.
    Mil gracias por el post

  10. Hola guapa
    me ha encantado tu post sobre la crianza respetuosa, no siempre se da pero en mi opinión es la mejor forma de educar a nuestros hijos. requiere más esfuerzo pero vale mucho la pena
    Me apunto sobretodo lo de la comunicación en positivo, hablar siempre desde el no, desde la prohibición creo que genera un ambiente negativo, si les decimos lo que si queremos que hagan el mensaje es mas positivo
    Y también es muy importante saber que no son pequeños adultos y que tienen sus tiempos
    Un besazo

  11. Muchos padres pierden los nervios y la educación en cuanto el niño la lía. Se supine que los padres son el ejemplo, si pierdes los papeles y no te sabes comportar, acabas perdiendo la situación y maleducando al niño.
    Sí es cierto, que si haces esgo y te quito aquello, no tiene nada que ver. Hay que hacer que razonen, que piensen en el por qué ha pasado y lo han hecho y aprendan de sus errores sin volverlo a repetir.

  12. Hola, me ha gustado muchísimo este post porque aunque sabemos la teoría, muchas veces por las prisas o las circunstancias no cumplimos con las bases de la crianza respetuosa. Cierto que lo ideal es ponerse en su lugar y tener presente que son niños. Lo del curso de disciplina positiva me parece realmente interesante. Muchas gracias por el post

  13. Me ha gustado mucho tu post. Nosotros en casa nunca mentimos, si prometemos, cumplimos. Si no, no prometemos. Y hay cosas que realmente para nosotros es muy importante, ya no por seguir una crianza respetuosa, si no porque pensamos que es importante inculcar ciertos valores y pensamos que debemos ser consecuentes.
    Es como lo que explicas de las consecuencias. Nosotros no castigamos, pero le enseñamos las consecuencias de sus actos

  14. Hola.
    Considero que el respeto debe de aplicarse en todas las etapas de nuestra vida, no se debe de reducir solamente a nuestra etapa más pequeña.
    Estoy de acuerdo en todo lo que dices. Soy la primera que comparte todo aquello que tenga que ver con el respeto y la tolerancia.
    Sin embargo, al leerte, me asalta un pensamiento que parte de tu idea. Si no debemos olvidar tratarlos como niños que son, tampoco debemos olvidar que somos nosotros el adulto de referencia. No podemos obviar nuestras responsabilidades ni quehaceres y si hay que dar una regañina, porque el niño está aprendiendo a desenvolverse en la sociedad y aprendiendo los códigos sociales, no debemos confundir respetar al niño con hacerle saber firmemente cómo ha de comportarse ante X. Porque a veces pecamos de tolerancia y acabamos en permisividad. Y así acaban algunos niños de respondones y demás cosas feas…
    Me ha encantado tu artículo, espero que no te moleste mi opinión.
    ¡Saludos!

  15. Gracias por compartirnos este post, te voy a ser super honesta me cae del cielo porque en ocasiones estamos tan metidos en la cotidianidad, en el estress que perdemos la paciencia inmediataente y es bueno hacer un alto, respeirar, honrar nuestra palabra y no olvidar que los niños son niños

  16. Estoy de acuerdo contigo en los puntos que haz hecho hincapié para lograr una crianza respetuosa, la manera en que la generación de mis padres criaron a sus hijos a dado como resultado la sociedad actual que tenemos, tal vez fue demasiada mano dura, luego vino una generación de padres que ha querido que sus hijos no pasen todo lo que ellos pasaron y el resultado ha sido muchachos que no terminan de valerse por si mismos o se sienten merecedores de todo, creo que los cambios vienen con cada generación y es tiempo que la sociedad evolucione para bien ya que siento que cada vez el mundo se vuelve mas caótico y un lugar donde resulta muy complicado vivir.

  17. Me gusto mucho tu post, lograr criar a nuestros hijos desde el respeto es la clave para que ellos aprendan a convivir de manera sana y pacífica con los demás miembros de la familia y con la gente que los rodea. Nosotros debemos adaptarnos a ellos, no castigar por castigar, mas bien demostrarles que todo acto ya sea bueno o malo trae consecuencias, el respeto, el amor y la alegría son vínculos que nos unen eternamente y siempre debemos tenerlos en cuenta.

  18. Toda la razón!.
    En casa nunca faltamos a nuestras palabras al igual que validamos los sentimientos e intentaos respetar sus tiempos sobre todo.
    Yo nunca la he castigado pero si que tiene consecuencias cuando pega sin motivo, porque dice que no lo volverá a hacer pero porque sabe que es loq ue hay que decir..jajaja, son muy listos estos niños!!
    Qué dificil es la crianza cuando se enrabietan o tienen mucho caracter!!

  19. Hola guapa!
    Pues la verdad es que coincido contigo en todos los puntos, excepto en el de no castigar. Si tu te portas mal (es decir, si pegas, si rompes cosas, etc) si que llevas una consecuencia. Te quedas sin ver la tablet ese día, sin ver la tv o sin tu juguete favorito. La verdad es que a nosotros si que nos funciona, lo único que cuando se calma si que intentamos razonar con él, pero del “castigo” no se libra.
    Supongo que cada niño es un mundo y que a todos nos funcionan cosas distintas.
    Un saludo!

  20. Creo que he ido mejorando en casi todos los puntos que mencionas pero me has dejado pensativa con el último. Aún me cuesta que entiendan consecuencia sin castigo, quiero decir, no es que esté todo el día con el castigo pero por ejemplo, si no se acaba la cena le razono que entonces no tendrá hambre y por lo tanto no hay postre…a eso te refieres?

  21. Me ha gustado mucho tu post porque es el camino que yo veo y me gustaría seguir en la crianza de mi hijo.

    Aunque luego el día a día es mucho más complicado, claro y estas cosas ya sea por el estrés o por la mochila que cada uno lleva de su propia educación, se nos va olvidando.

  22. Hola!! Mi madre siempre me crío tanto para respetar a los demás como para hacerme respetar. Mis padres siempre que me han prometido algo han intentado cumplirlo, quizás no de forma completa por algunos contratiempos pero lo importante es que siempre tienen la intención de darnos lo mejor para crecer y sentirnos bien y queridas.
    Creo que una reprimenda a tiempo es mejor que un problema grave luego. No está mal poner limites, los hijos los pedimos y los necesitamos, sino todo sería un dilema. No creo que el castigo físico sea lo necesario pero como dice mi padre, si los hijos cumplen con los padres, los padres cumplirán con los hijos y viceversa.
    Saludos.

  23. Totalmente cierto lo he vivido muchas veces, es fundamental respetar su infancia en todo sentido, si vamos a un restaurant con niños pequeños, es mejor un restaurant que sea adecuado para niños, antes era antes pero ahora que estamos viviendo un mundo de tantos cambios y tanta gente falta de afectos, tenemos que cambiar el chip y comenzar por respetar, tolerar y empatizar con nuestros propios hijos. Muy de acuerdo con tu post.

  24. Hola guapa, hay puntos con los que estoy completamente de acuerdo y los aplico pero hay otros que me cuesta aplicar por mucho que me gusten. Ser padres no es un camino fácil y yo siempre intento ser honesta con mi hijo pero a veces creo que sí necesita mano dura porque no hay manera de razonar con él por mucho que lo intente.. será cuestión de valorar otras opciones a ver qué resulta de eso, muaks

  25. Hola. Me ha gustado muchísimo tu articulo porque así es como quiero criar a mis hijos. Lo principal como bien dices es que los niños son niños y tenemos que tenerlo muy en cuenta, así que debemos de saber manejar ciertas situaciones. Otra de las cosas es que siempre hay que cumplir con lo que se dice, para que ellos lo aprendan de nosotros. Todos estos puntos que nos muestras son verdaderamente importantes. Saludos.

  26. Los niños son niños! Es importante recordar eso. Totalmente de acuerdo con tu Post, y afortunadamente la crianza respetuosa llegó para quedarse. Los niños merecen respeto y como adultos siempre debemos recordar que lo fuimos alguna vez y deberíamos siempre procurar de ver el mundo con sus ojos. Me encantó tu artículo y es totalmente como veo la crianza de nuestros chiquitines. Un abracito!

  27. Yo creo que todos queremos lo mismo, pero luego cumplir todo es complicado, así que yo me conformo con tener un equilibrio e ir ganando cada día un poco más. El respeto me parece fundamental, es la mejor base para una crianza respetuosa, pero por ambas partes claro, nosotros respetar a los niños pero ellos aprender respeto también. Los niños son niños, pero no vienen educados, hay que hacerlo jeje.

  28. Hola, es mi primer post en este blog que por cierto me parece muy interesante y probablemente volvere a el en cuanto sea mama pronto.
    Me ha gustado mucho esta manera de educar pero tendria algunas dudas, habiendo sido yo una muy mala comedora hasta los ya 23 anyos, donde por fin empeze a comer de todo.. cual seria la consecuencia si no te comes el pescado? entiendo que privar de ir al parque x ejemplo no tiene relacion alguna, como comentas en el blog, al mismo tiempo un peque de 2/3 anyos no puede comprender el razonamiendo de porque necesita comerse el pesacado, en este ejemplo. Cual seria la consecuencia ?

    Espero tu respuesta ya que me parece un tema interesante e importante.
    Muchas gracias!!

    1. ¡Hola Sara!
      Ante todo muchísimas gracias por leerme.
      Yo puedo hablarte desde mi propia experiencia ya que, al fin y al cabo, soy soy una mamá más.
      No soy partidaria de obligar a comer a los bebés ni a los niños.
      Obviamente tenemos que velar por que tengan una alimentación equilibrada pero dudo mucho que obligándoles vayamos a conseguirlo. Recuerdo que cuando era pequeña me obligaban a comer acedías. He estado años sin probarlas. Las aborrecí.

      Te sugiero que le presentes el plato de forma seductora, haciéndole muñecos con la comida, o incluso en forma de hamburguesas por ejemplo. Poco a poco.

      No sabría decirte qué consecuencia porque como te digo nunca he obligado a comer a mis hijos. Hay días que comen mejor, y otros no tan bien. De hecho, mi hija (4 años) lleva varias semanas sin querer comer pescado así que estoy buscando otros alimentos, como los frutos secos, para suplementar y poco a poco ir haciéndole el cuerpo a comerlo. Seguro que encontraré un pescado que le guste y la forma de cocinarlo que le haga que le apetezca.

      Te recomiendo un libro maravilloso de Carlos González que se llama “Mi niño no me come”. A mí me ayudó muchísimo.

      Un fuerte beso!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *