Colaboraciones

LAS POLLY POCKET ¡HAN VUELTO!

Creo que coincidirás conmigo en somos conscientes verdaderamente del paso del tiempo a través de nuestras hijas e hijos. Antes, cinco años equivalían a diez porque teníamos la sensación de que el tiempo pasaba mucho más despacio. Pero una vez te conviertes en madre, sientes precisamente todo lo contrario… ¡¡el tiempo ahora vuela!!

 

Casi me parece mentira que haga ya 30 años de aquellas tardes interminables jugando en mi habitación con mis Polly Pocket al llegar del cole. Me encantaría conservar alguna de ellas pero por desgracia apenas conservo juguetes de mi infancia. Y justo hace un par de días, los stories de La Nave del Bebé me transportaron a mi niñez. Pude recordar cómo eran esos cofres, el aspecto de las muñecas y cómo conseguíamos que se sostuvieran de pie. Y es que, antes había unos pequeños agujeros donde podíamos encajar a nuestras muñecas para que no se cayeran.

En definitiva. Un regreso al pasado en toda regla.

 

Comprenderéis seguro que no podía resistirme a participar en este maravilloso sello de calidad que nos proponía Madresfera de la mano de Mattel.

 

DESCUBRIMOS LA NUEVA COLECCIÓN DE POLLY POCKET

 
 

Si me seguís en Instagram, seguro que habréis visto todos los stories que he subido del unboxing. Y es que, por esta vez no le conté nada a mis peques porque quería ver su reacción y sus caras de sorpresa. Y bueno, habréis podido comprobar también que mis criaturas son ya expertos en hacer unboxings (a su forma, claro) y que el pequeño apunta maneras. ¡¡Menuda labia que tiene y lo bien que lo explica todo!!

Los cofres de las nuevas Polly Pocket son de tres tipos, a cada cual más original y divertido.

 

COFRES

Los cofres son los mundos más grandes de Polly Pocket. Hay varios diferentes aunque a nosotros el que más nos ha gustado ha sido éste.

 
 

El cofre simula un tocador o frasco de perfume y dentro hay una súper casita con baño, piscina, cocina… ¡hasta una sauna! (aunque mi hija dice que es la cama… ja ja). Ademas, traía un coche muy chulo y un montón de pegatinas. Y es que, una de las principales diferencias de la nueva generación de Polly Pocket es que ya no necesitan esos agujeritos para poder sostenerse. Hay unas pequeñas pegatinas con divertidas formas que permiten que la muñeca no se caiga. Y así, además, podemos situarlas en los lugares que prefiramos y que mejor nos vengan para nuestro teatro particular.

 
 

Hay otros diseños chulísimos, como el flamenco que por dentro es una zona de ocio con piscina y hamaca incluida o el donut que contiene una casita a la que no le falta detalle.

O incluso el que le regalamos las pasadas Navidades a nuestra hija. Un bolso en apariencia que escondía todo un centro comercial, con cine, puesto de palomitas, una moto, patinetes, una tienda de ropa y un ascensor que sube y baja.

Fue uno de los regalos estrella pero también motivo de conflicto en casa. Y es que al peque le encantó y hemos estado todos estos meses jugando a escondidas porque mi hija no quería prestárselo para que no le perdiera las muñequitas. Imaginaos mi cara cuando vi que en el sello de calidad incluían uno igual. ¡¡Ya tienen uno cada uno!! Eso significa PAZ. Las bimadres seguro que me entendéis je je.

 

MUNDOS SORPRESA

Todo lo que contenga la palabra sorpresa es como mágico ¿verdad? A mi hija han sido los que más le han gustado porque además no conocía ese formato. Eligió el Mundo Sorpresa Sirenas (ella hizo el reparto, cosas de hermanas mayores ja ja) y tras quitar las pestañas de cartón de la parte superior descubrimos un montón de accesorios: una barca, un cofre del tesoro e incluso un pequeño pulpo.

 
 

Mi hijo se quedó con el Mundo Sorpresa Princesas. Con su trono, su bañera con un pequeño unicornio, un súper sofá de tres plazas y hasta un estanque con patos que se mueven. ¡¡Una pasada!!

 

MINI COFRES

Los mini cofres, en forma de llavero, son muy pequeñitos. Contienen una muñeca, algunos accesorios y no suelen traer pegatinas. Pero son comodísimos porque caben absolutamente en cualquier sitio, por pequeño que sea el bolso o la taleguita de nuestros peques. Y como lo que cuenta es la imaginación, es más que suficiente para que podamos crear una historia que nos tenga entretenidos un buen rato.

   

¿QUÉ ES LO QUE MÁS NOS GUSTA DE LAS POLLY POCKET?

 

Las podemos llevar a cualquier sitio. Al tener un formato tan cómodo, podemos llevarlas en el bolso o en la mochila de los peques y jugar en cualquier momento: en viajes en carretera, en salas de espera, en restaurantes… Para mí es fundamental disponer siempre de juguetes que puedan entretener a los peques un buen rato cuando es necesario.

Se pueden combinar. No os imagináis el festival que hemos montado con todos los cofres y todas las muñecas. ¡¡Una auténtica fiesta!! Como podemos mezclarlas y combinarlas, justo ayer jugamos a que tres de ellas eran primas y se iban juntas a dar un paseo al centro comercial y luego a casa de una de ellas a bañarse en la piscina. ¡Fue divertidísimo! Eso sí, luego no nos acordábamos de qué muñeca pertenecía a cada cofre je je

 
 

Pueden jugar juntos. Obviamente no es lo mismo que solo haya un cofre a que haya dos. Aunque que haya dos no significa que jueguen con los dos pero al menos si a uno se le antoja el del otro… tenemos una opción. Ya sabéis, estas edades (2 y 5 años) son un pelín complicadas en ese sentido. Lo cierto es que estos días han jugado juntos, papi y yo hemos participado en sus teatros y hemos creado verdaderas historias súper divertidas.

Tienen un precio muy asequible. Como os decía, esta Navidad le regalamos a mi hija el centro comercial de Polly Pocket. Lo compramos en Amazon por 13 euros. Los mini cofres suelen costar unos 5-6 euros y hay cofres sorpresa por 12 euros. La verdad es que tanto para un regalo como para un capricho para nuestros peques está más que bien.

Son resistentes. Queda feo decirlo pero es la verdad: el pequeño ha tirado sus cofres al suelo no sé las veces. Y ha estirado las piernas de sus Polly Pocket hasta el infinito y más allá. Y no es que yo se lo permita pero a veces, ya sabéis, no da la vida, y lo hace antes de que yo pueda abrir la boca. Pues ni un rasguño los cofres y las muñecas siguen intactas. Eso sí, he guardado todo a buen recaudo para que no pueda cogerlo sin estar yo presente (también porque son juguetes que no corresponden aún con su edad y no le puedo dejar solo). Mi hija las tiene súper cuidadas, en un rincón de su habitación de juegos. Así que tocará velar por la vida de los cofres del pequeño je je

 
   

Espero que os haya gustado todo lo que os he enseñado hoy sobre la nueva colección de Polly Pocket. ¿Vosotras también pasasteis tardes interminables jugando con ellas? ¡Contadme!

Total de visitas Visitas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: