LLEGA EL DÍA EN EL QUE TIENES QUE ELEGIR

Llega el día en el que tienes que elegir. Es duro, nadie va a negarlo. Pero la vida se trata de renunciar a unas cosas y de vivir otras.

Mi día llegó.
Y elegí echar de menos mis viajes, los conciertos, las confidencias en camerinos, la ausencia de monotonía, las prisas, la música.

Elegí la nostalgia de lo que pude haber sido y nunca llegué a ser, de los sueños cumplidos y de los que nunca podré cumplir, de la felicidad conocida.

Elegí abandonar las aspiraciones profesionales, el sabor del éxito. Un camino lleno de satisfacciones.

Elegí estar. Elegí escuchar sus primeras palabras, ver sus primeros pasos, besar cada noche su cálida frente.

Elegí sanarla, ser cobijo durante el día y durante la noche, ser alimento para su alma y para su cuerpo.

Elegí colorear, crear ciudades de la nada, comer churros a media mañana, pasear a cualquier hora, alimentarme de besos.

Elegí la plastilina, las guerras de cosquillas, el pilla pilla, las siestas abrazaditas.

Elegí presencia, recuerdos, vida. Elegí el tiempo, porque es tan veloz que no se queda con nadie. Elegí su tiempo.

Nadie me va a quitar lo vivido. Estos tres años junto a mi hija han sido tremendamente maravillosos.
Ahora me enfrento a mi segunda maternidad eligiendo el mismo camino que en su día tomé con Alessandra. Pero también he decidido trabajar, realizarme profesionalmente sin separarme de mis hijos. Me ha costado encontrar la manera pero al fin supe cómo.

Nos pasamos la vida eligiendo, tomando decisiones, renunciando.
Puestos a equivocarse, yo prefiero equivocarme por haber elegido estar.

Total de visitas Visitas hoy

23 Replies to “LLEGA EL DÍA EN EL QUE TIENES QUE ELEGIR”

  1. Qué precioso… y qué cierto. Sí, yo también elegí. Y sigo eligiendo, como tú dices. Ahora con ellos e intentando no renunciar a mi yo profesional. A veces es difícil, pero se puede… es cuestión de prioridades y de no renunciar a lo que queremos. Un beso y gracias por compartir algo tan bonito y tan real 😊

  2. Si la maternidad nos hace renunciar a muchas cosas…Yo también tuve que elegir sin embargo, y a pesar de que todo tiene sus contratiempos, el camino que elegí de estar con mis hijos no lo cambio por nada!!

  3. ¡Qué interesante reflexión! La vida es una constante de decisiones y hasta cuando no eliges sigues decidiendo. Lo importante es no arrepentirte nunca de aquello que NO has hecho 🙂 por cierto, mi mejor decisión…. SER Madre 😉

  4. Qué bonito… yo tuve y tengo la suerte de trabajar desde casa en algo que me permite no renunciar a mi vida laboral ni a estar; os admiro muchísimo a aquellas que habéis decidido estar y dejar de lado otros temas porque a mí me hubiera costado muchísimo, todo hay que decirlo. Enhorabuena por tu nueva maternidad.

  5. Que bonitas palabras, una buena opción, renunciamos a mucho ya por el echo de ser madres, pero para mí, ha sido lo mejor de mi vida, volvería a hacerlo una y mil veces, tanto que el/la segund@ está en camino jajaja

  6. Hola guapa
    Es muy duro darse cuenta de que la vida se trata de renunciar a cosas. Esta claro que ser madre no es todo facilidades, y hay que renunciar a cosas porque lo que se gana es mucho mayor
    Pero me alegro muchisímo de que en tu segunda maternidad encuentres el camino para estar pero al mismo tiempo no renunciar a tus sueños laborales y poder seguir desarrollandote profesionalmente, creo que eso también es muy importante
    Un besazo

  7. Qué bonitas palabras, yo elegí lo mismo hace 5 años y no me arrepiento. Además, muchas de las cosas a las que “renunciamos” son cosas que podremos volver a hacer porque los crios crecen y llega un día en el que son más independientes y volvemos a tener espacio.

  8. Me encanta tu entrada porque llevas toda la razon. Renuncia uno a muchísimas cosas, pero la maternidad es lo más bonito que puede descubrir una mujer. Yo tengo una nena de 20 meses y cada día estoy más contenta de haber renunciado a muxisimas cosas por ella.

  9. Que bellas palabras, cuanta emociòn y sentimiento. Que bueno que hayan mamás presentes en la vida de sus hijos. Yo amé que mi mamá estuviera todos los días con nosotros, de ella aprendí tantas cosas!!!! Hiciste una buena elección!!!!!

  10. Tener hijo es siempre una elección que conlleva muchas renuncias durante unos años. Igual que tu tuve que escoger entre una profesión o seguir a mi hijo, y no tuve duda. Volví a trabajar y como madre soltera venga a organizar el horario, buscar a una canguro, algo que durante un año me mató literalmente. Así que de nuevo tuve que escoger dejar el trabajo y encontrar otras formas de ganarme la vida. He renunciado a mi profesión, no me arrepiento, lo que me hace enfadar es que una mujer tendría que renunciar a otras cosas, y no tener tanto problemas a la hora de conciliar hijos y trabajo. Enhorabuena por tu nuevo embarazo! besos

  11. Hola. Yo también elegí y no lo cambio por nada. No me he perdido nada de la vida de mis niñas. He compaginado mi profesión con el cuidado de mis hijas. Al principio, solo era mamá. Seguía desde casa formándome, cursos a distancia, cuando podía y practicaba nuevas técnicas con ellas como modelos. Con los años, retomé mi profesión. Ahora que son más mayores tengo mucha libertad pero sigo pendiente de sus estudios y de sus problemas o alegrías.

  12. La maternidad transforma la vida, muchas cosas cambian y lo mejor es de alguna manera estar preparadas o abiertas a esos cambios, a tomar conciencia que no podemos controlar todo y que la flexibilidad es nuestra mejor aliada en esta etapa, porque uno va renunciando a muchas cosas a lo largo de este camino

  13. La vida es eso, elecciones constantes, lo importante es nunca arrepentirse y hacer lo que nos nace del corazón. Uno hay nada más puro que que dedicarse a los hijos, nunca pesa lo que se deja por ellos. Un beso.

  14. Creo firmemente en que todos tenemos ese derecho divino de elegir, y que dichas elecciones no son buenas ni malas, todo dependerá del enfoque que les demos, es cierto que siempre causaran una perdida, un dolor y ese sentimiento de nostalgia no se irá, pero habrá que determinar si vale la pena pagar ese precio, en mi caso en cu momento también elegí ser madre, y me ha costado seguir con la elección de no tener un trabajo de oficina para poder tener el tiempo con mi pequeña, ahora soy madre y emprendedora y no me arrepiento.

  15. Hola. Que gran verdad… me ha gustado mucho tu reflexión. Es tal cual, llega un día en el que tenemos que elegir, y lo mejor es elegir lo que nos hace felices en ese momento… Si nos equivocamos no pasa nada, volvemos a empezar. Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *