Colaboraciones

ROCKY ROQUERO Y EL TREN DE ROBI Y SUS AMIGOS DE FISHER PRICE: ¡LOS PROBAMOS!

En casa siempre han triunfado los juguetes interactivos. Mi mayor ha disfrutado de varios a lo largo de sus cinco años y, aunque el peque ha heredado algunos, siempre cae uno nuevo por Navidad.

Por eso no lo dudé y me apunté al sello de calidad de Madresfera y Fisher Price para probar dos de sus juguetes estrella: el Tren Robi y Rocky Roquero.

¿Queréis saber qué nos han parecido?

EL TREN ROBI

Si habéis curioseado los stories de mi cuenta de instagram (podéis verlos destacados en “unboxing”) habréis visto que el tren fue el primero en ser descubierto por Marcelo.

¡Y desde el minuto uno le cautivó!

El Tren Robi viene acompañado de tres amiguitos: Robi, Robita y Guau Guau. Y si ponemos a alguno de ellos en el asiento del maquinista… ¡sorpresa! Podemos escuchar divertidos sonidos. 

Además, al apretar la chimenea, el tren comienza a andar cantando una canción. Fue súper divertido porque no sabíamos que el tren caminaba. Marcelo pulsó la chimenea por ver qué hacía y cuando comenzó a andar no podía parar de reir. Fue un momento divertidísimo!

Ahora hacemos puentes, poniéndonos en fila y abriendo las piernas, para que el Tren Robi pase por debajo. Lo que no de le ocurra a mi pequeñajo…

Las canciones (¡más de 90 diferentes!) enseñan a los peques el abecedario, los números, los colores… ¡no os imagináis lo pegadizas que son!

Está indicado para bebés a partir de seis meses. Os digo que Marcelo cumplió dos años en Agosto… ¡y juega con el tren a diario! 

 

ROCKY ROQUERO

Es un divertidísimo robot que viene acompañado por su inseparable amiga Chispa. Interactúan entre ellos y Marcelo quiere participar continuamente aunque no para de tocar a Chispa porque se encienden luces y suenan canciones.

Lo que más le gusta es apretar la mano derecha de Rocky para que repita lo que él dice. Ningún juguete de los que tenemos en casa hace algo así y eso le ha llamado muchísimo la atención.

Además, Rocky se balancea continuamente y tiene un montón de canciones a través de las cuales enseña las letras, las formas, los colores…

Está recomendado para peques de entre 6 y 36 meses aunque he de decir que mi mayor tiene cinco años y está jugando muchísimo también con él.

 

¿Qué es lo que más nos ha gustado de estos juguetes?

Tienen luces y sonidos pero no son estridentes o mareantes. Ya sabéis que hay algunos juguetes que son insoportables, con sonidos muy fuertes o con luces muy parpadeantes que acaban por marearnos. Pues el caso del Tren Robi y de Rocky Rockero es el del justo equilibrio. Marcelo se está hartando a jugar con ellos y en ningún momento nos han resultado ruidosos o molestos y la música tiene un volumen perfecto.

Los dos tienen varios niveles para adaptarse a la edad de los peques y a su desarrollo. Así, nunca se aburren y no terminan de aprender porque conforme van a ir creciendo podemos ir incrementando el nivel del juguete para que les enseñe nuevas cosas adaptadas a su edad.

Son de Fisher Price. ¿Y qué quiere decir eso? Pues que son de calidad. ¿Quién no ha tenido juguetes de Fisher Price? Es una marca de las de toda la vida, de las que nos llevan acompañando años y años. Y eso siempre da un plus de tranquilidad además de garantizarnos la durabilidad y la resistencia de los juguetes.

Espero que os hayan gustado. ¡En casa los estamos disfrutando muchísimo! Sin lugar a dudas, un súper regalazo para estas fiestas.

Total de visitas Visitas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: