maternidad y crianza

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA EPIDURAL

Durante mi embarazo le di doscientas vueltas a si ponerme o no la epidural. Las clases de preparación al parto me ayudaron sobre todo a aprender que era una decisión solamente mía y que no debía dejarme influenciar por las presiones de los profesionales que estuvieran asistiendo mi parto ya que muchas veces nos alientan a ponernos la epidural antes de lo que realmente queremos. No se nos suele advertir de sus efectos secundarios.

La teoría estaba genial pero la práctica era bien distinta. Yo iba “preparada” para el dolor en el sentido de que mis reglas son muy dolorosas y no tenía miedo a las contracciones. Hasta que me vi allí dilatada de dos centímetros y esperando a que llegara el momento.

Cuando las contracciones aumentaron y llegaron los temidos dolores me asusté. Lo reconozco. Pensé en todo lo que habíamos hablado con mi matrona, en la que confiaba y confío ciegamente, pero aún así me asusté.

La enfermera que venía a verme me aconsejó que me pusiera la epidural porque estaba de 4 centímetros y quizás si esperaba ya después no me la podría poner. Justo lo que me advirtió mi matrona. Pero caí. Y asustada, decidí ponérmela ya.

Y pasó lo que tenía que pasar. Se me frenó el parto. Justo como advirtió mi matrona. Aunque la enfermera que ayudó a ponerme la epidural me desmintió esta afirmación y me dijo que eso solo eran bulos. Pero a mí se me frenó. Estuve casi 12 horas tumbada en la camilla sin sentir nada, con contracciones que pasaron de ser cada dos minutos a ser cada media hora, con oxitocina en vena y sin síntomas de que la beba fuera a salir. Al final todo se complicó un poco y tuvieron que sacarme a la niña con ventosas pero eso ahora preferiría no recordarlo.

Por esto he decidido hablar con Ana Fernández, matrona y fundadora del Centro Mi Matrona, que ofrece atención integral a la mujer, a su pareja y a la familia durante el embarazo, el parto, el postparto y la crianza desde hace más de diez años para que me resolviera algunas cuestiones sobre la epidural que muchas veces no nos explican ni nos cuentan antes de que la usemos.

 

QUÉ ES LA EPIDURAL

“Es un anestésico local que se introduce a través de un catéter en el espacio epidural ubicado entre las vértebras lumbares. El catéter libera poco a poco el anestésico para bloquear temporalmente las terminaciones sensitivas pero no motoras. En ocasiones además del bloqueo sensitivo se produce un bloqueo motor.”

 

epidural efectos secundarios

 

EFECTOS SECUNDARIOS DE LA EPIDURAL

“Podría destacar los siguientes:

Fuerte dolor de cabeza, especialmente al incorporarse. Ocurre aproximadamente en el 1% de los casos y se produce por la salida del líquido cefalorraquídeo en el momento de la punción. Mejora con reposo y medicación.

Disminución de la tensión arterial. Para minimizarlo es importante administrar líquidos por vía intravenosa antes de la aplicación de la epidural y en el proceso de dilatación. En la mayoría de los casos la bajada de tensión se contrarresta de esta forma pero existe un porcentaje de mujeres en las que se produce una disminución en el aporte sanguíneo a la placenta y de la frecuencia cardíaca del bebé produciendo un aumento de las cesáreas o partos instrumentales.

Dificultad para orinar. Aumenta la práctica de sondajes intermitentes y molestias uretrales postparto.

– Aunque es poco frecuente, en ocasiones se percibe dolor o hemorragias en la zona de punción.”

 

QUÉ ES LA OXITOCINA

“Es una hormona necesaria para contraer el útero y que se produzca el nacimiento del bebé y la expulsión de la placenta. También se la conoce como la hormona de la felicidad.

Para una liberación óptima de oxitocina se necesita confianza en la capacidad de dar a luz y en el propio cuerpo, autoestima, seguridad en el entorno, un entorno cálido que les permita expresar de forma fisiológica aquello que su cuerpo le pide y sintiéndose cuidadas pero no observadas.

Los seres humanos además necesitamos para parir que nuestro neocórtex esté desactivado. El neocórtex es la zona del cerebro que nos permite hablar, contar y razonar. Por eso, cuando una mujer está como “en otro planeta” durante el proceso de nacimiento, es cuando se liberan todas esas hormonas que van a permitir la llegada del bebé sin necesidad de administrar medicación salvo que la fisiología se desvíe de la normalidad.

La adrenalina es la hormona del estrés y del peligro. La adrenalina y la oxitocina son opuestas. Es importante conocer que, entre los factores que aumentan la adrenalina, figuran el frío y el miedo. Bajo estas circunstancias el cuerpo segrega menos oxitocina de forma natural.

Uno de los efectos más frecuentes de la epidural es que frena las contracciones y se tiene que administrar oxitocina para que siga fluyendo la dilatación y el parto. Además, en los ambientes hospitalarios existe el condicionante del tiempo de ocupación de una cama y las necesidades del servicio.”

 

¿LA EPIDURAL PUEDE FRENAR EL PARTO?

“En un elevado porcentaje frena cuando se administra de forma precoz. Mi recomendación es que las mujeres que opten por la opción de la epidural se dejen llevar más por las sensaciones físicas y sus deseos que por los centímetros de dilatación.”

 

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA EPIDURAL

“En la mayoría de los casos, su administración puede ser adecuada en las siguientes situaciones:

– Alivia o quita las sensaciones físicas dolorosas. Esto es positivo en las mujeres que lo deciden por convencimiento, en las que acuden a un entorno hospitalario basado en protocolos y rutinas y también en los casos en los que los profesionales no están reciclados en partos sin analgesia ya que la metodología de trabajo es totalmente opuesta e incluso el lenguaje en el que nos dirigimos a la mujer.

– En algunos casos de estancamiento o bloqueo de la dilatación ayuda a que el proceso continue al relajarse la mujer.

– Disminuye la tensión arterial por lo que puede ser adecuado en mujeres hipertensas.

– Mejor vivencia en cesáreas y menos efectos secundarios que la anestesia general.

– Indicada en mujeres con problemas cardíacos, pulmonares y diabéticas con insulina.

– En partos inducidos.

– En partos precipitados o demasiado acelerados en los que se producen úteros hipertónicos con dificultades para su relajación.

Entre las desventajas, puedo destacar:

– Al disminuir la sensación de pujo, la anestesia aumenta las posibilidades de parto intervenido: episiotomía, instrumental-fórceps, vacuo, cesárea…

– Disminuyen las endorfinas internas tanto para la mamá como para el bebé.

– Si la tensión arterial es demasiado baja puede disminuir el aporte a la placenta y por consiguiente reducir la frecuencia cardíaca del bebé.

– Algunas veces se lateraliza y no produce el efecto esperado debido a la laxitud hormonal a nivel vertebral.

– Al disminuir la sudoración fisiológica aumenta el porcentaje de fiebre intraparto.

– Dificultad para orinar.

– Disminuye en algunos casos las contracciones lo que propicia el uso de oxitocina externa y la rotura de la bolsa aumentando la intervención en el parto.”

 

¿RECOMIENDAS EL USO DE LA EPIDURAL?

Es la propia mujer la que debe informarse, analizar los pros y los contras de cada opción y tomar una decisión. Desde mi experiencia profesional atendiendo muchísimos partos con ambas opciones, mi recomendación es que si la mujer decide no ponérsela, es importante de que se cerciore de que el lugar escogido para el nacimiento cuente con profesionales científicamente formados y reciclados en el lenguaje de este tipo de parto. No basta con entregar un plan de parto pues esto suele provocar un aumento del neocórtex.

Cuando una mujer decide ponerse o no la epidural, mi labor como matrona es la de respetarla, acompañarla y apoyarla en ese momento tan especial de su vida como es el nacimiento de su hijo”

 

Muchísimas gracias a Ana Fernández por responder a esta entrevista. Podéis contactar con el Centro Mi Matrona en Málaga (952291342) y en Vélez-Málaga (952503352).

 

 

Total de visitas Visitas hoy
Anterior post Siguiente post

También puede interesarte

16 Comentarios

  • Responder Blogs de papás y mamás: epidural ¿si o no?, el parto que no soñé y más | E7radio noticias, de Venezuela y el mundo 11 noviembre, 2014 en 15:21

    […] con Adoro ser mamá donde encontramos una completa entrada titulada Epidural ¿si o no? en la que nos explican, de la mano de una matrona, todo lo que debemos saber sobre la anestesia […]

  • Responder asun 11 noviembre, 2014 en 20:31

    Hola! A mi me pusieron epidural y tenia por seguro que me la iba a poner pero claro me dio un poco de fiebre y me tuvieron que poner hasta antibioticos pero me quitaron los horrosos dolores de las contracciones y me alivio bastantes. Lo pase fatal por qur al fibal me rajaron de arriba abajo hasta el ano y me desangre muchisimo pero gracias a dios todo salio bien al final…

  • Responder Clarisa Pereira 13 noviembre, 2014 en 19:02

    Qué bueno lo que acabo de aprender. Me indujeron el primer parto pero como.no dilaté y tenia la placenta muy madura, me pusieron epidural y me operaron. Fue muy triste porque realmente quería parirlo. Tengo fecha el 3 de marzo para mi segundo hijo y se van a llevar casi 4. En Argentina recomiendan seguir con cesárea, yo quiero animarme a parirlo y esto de la epidural ni lo tuve en cuenta. Tu matrona dice que nos guiemos por el dolor, pero cuál es el punto de dilatación en la que la epidural no frenaría mi proceso de parto?

    • Responder Ana Fdez 17 noviembre, 2014 en 20:10

      Es muy difícil calibrar ésto, porque ésta recomendación es para que el porcentaje no sea tan alto de instrumentalización, pero lo único que se puede decir es que la dosis sea mínima según peso/ talla.

  • Responder Ankaia 6 noviembre, 2015 en 22:49

    Hola!
    Pues yo iba bien dispuesta con mi parto natural y mi pelota como Pedro por mi casa y tan feliz…
    Hasta que dilatada de 3 llevaba ya 3 horas me tuvieron que suministrar oxitocina( xq era parto inducido con prostaglandina)
    A parte del disgusto de que mi parto natural en piscina había sido sustituido por una inducción, yo iba decidida a nonponerme la epidural, hasta que empezaron contracciones enormementes fuertes, entonces dije de ponerme la inyección de agua a presión que solo me hizo peor, xq Escocia muchísimo y aun me dolían mas las contracciones vaginales. Así que decidí ponérmela…
    Mis piernas se relajaron…y de no dilatar…en media hora estaba completa!!!
    Y encima pude ponerme a cuatro patas , controlar mis pujos y sacar a mi bebe con mis propias manos.
    Creo que en mi idílico parto hubiese podido sin epidural…xq todas podemos(pienso yo) somos leonas, y es nuestra mente… A mi me fallo todo…x eso perdón mi contracción y casi tiro la pelota por el edificio. Un saludo!

    • Responder Ankaia 6 noviembre, 2015 en 22:49

      Perdí mi concentración 🙂

  • Responder Libertad 16 enero, 2018 en 22:30

    Yo, al tener una cesárea no pude escoger, pero creo que si hoy en día pudiera tener un parto natural elegiría la epidural sin dudarlo!

  • Responder Mami Fraggle 17 enero, 2018 en 18:57

    3 partos mios 1 provocado con peri, otro con intencion de natural y no fui capaz y el tercero natural y sin anestesia…. Pero al final lo importante es estar los dos bien y disfrutar del momento!!

  • Responder Silvana de Dulce Maternidad 17 enero, 2018 en 21:33

    Pues vaya, a mi me pusieron la epidural con mi primer parto que fue provocado con oxitocina y no hubiera sido capaz de soportar esos dolores sin ella.

  • Responder Mamá Bamba 17 enero, 2018 en 21:59

    Yo lo tenía clarísimo en ambos partos: epidural; de hecho, con Bamba 2 llegué dilatada de 8 cm y no paraba de llorar en el coche camino del hospital no por el dolor, sino por miedo a llegar ya tan avanzada que no me la pudieran poner… por suerte llegamos justo a tiempo 😉

  • Responder lai-asipiensaunamama 18 enero, 2018 en 00:46

    yo recuerdo perfectamente uno de esos efectos secundarios…cuando pedi que no me pusieran la segunda dosis de epidural, me la pusieron..y casi pierdo el conocimiento por una bajada de tension…

  • Responder La sonrisa despeinada 18 enero, 2018 en 09:14

    Pues mi primer parto fue un poco complicado porque empecé con ruptura de aguas y creían que iba a tardar mucho en dilatar y cuando decidí pedir la epidural estaba ya de 9 cm y me dijeron que ya mejor no, que sería cosa de media hora como mucho. Lo malo es que de media hora pasó a varias con unos dolores que me quería morir y el niño no bajaba, así que me puse burra y me enfrenté con todos y conseguí que me la pusieran. Al final hubo que usar forceps, el niño venía con una vuelta de cordón…cosas que no planeas pero ocurren. Está genial disponer de información para poder decidir.

  • Responder Mami Reciente Cuenta 20 enero, 2018 en 12:35

    Yo siempre digo que tuve un poderío exprés. Sentía el dolor pero lo soportaba bien. Tanto fue así, que cusndo llegué #blo quería ponerme la epidural. Pero la comadrona me dijo que por protocolo del hospital siempre se ponia y me la enchufaron. Por suerte no hizo que aquello fuera más lento, pero me dio rabia.
    Justo la semanas pasada una amiga tuvo a su bebé. Y le pasó como a ti. Después de ponérsela, se le paró todo

  • Responder Urbanandmom 20 enero, 2018 en 17:09

    En mi caso llegué tan avanzada que la epidural me la pusieron enseguida para que me hiciera efecto. En mi caso me asusté y decidí ponérmela. Con un segundo hijo no lo haría porque creo que estoy preparada para soportarlo.

  • Responder Esther Garcés 21 enero, 2018 en 01:16

    Un tema inportantisimo! Yo gracias a dios tuve mis dos partos sin intervención alguna y por decisión propia sin epidural. La pequeña nacio en Vietnam y en el hospital (muy moderno y actualizado eh, no penseis que estabamos entre trincheras) alucinaban cuando les decia que yo no queria anestesia. Nos automatizan, todas tenemos que hacer lo mismo y que sea lo que ellos nos dicen, en vez de escuchar nuestro instinto y nuestra sabiduria. Gracias por explicar las consecuencias reales dr la epidural para que podamos estar algo mas informadas. Un abrazo

  • Responder Papás casi primerizos (Lídia) 21 enero, 2018 en 09:47

    Hola! Es algo tan personal…A mí lo que me da rabia es que te lo impongan…Yo con la mayor, hace 15 años, no sabía nada, e hicieron lo que les dio la gana; me rompieron las aguas, me pusieron oxitocina…Y claro, si llegué al hospital con las contracciones cada cinco minutos, pues con la oxitocina se me iba una y empezaba otra, era insoportable! Por lo que pedía la epidural a gritos, pero hasta que no estuve de más de 5 cm (creo que eran 6 o 7) no me la quisieron poner, por lo que no se me paró el parto, sino que al contrario me relajé y dilaté de 10cm, por lo que me hija salió en dos pujos. Con el peque iba más mentalizada, de que no quería oxitocina, ni que me rompieran aguas, de ver si podía aguantar…Pero venía de nalgas, por lo que me tuvieron que hacer una cesárea, y todos mis planes se fueron al traste…Así que no sé ai algún día llegaré a experimentar el parto que me gustaría tener, porque todavía no estamos seguros de si nos animaremos a por el tercero o no…Un post genial por cierto!

  • Dejar un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: