LA TETITA MÁGICA

Había una vez una tetita que era mágica. Una tetita en apariencia normal pero con grandes súper poderes.

Eran pocos los que reconocían su gran talento y muchos los escandalizados y los que renegaban de ella. ¡Es normal! Cuando alguien es tan especial provoca sentimientos enfrentados.

Pero a ella le daba igual. Seguía teniendo la misma ilusión que el primer día.

Muchas horas dedicó a encantamientos y hechizos y no podía tirar la toalla ahora aunque las cosas se estuvieran poniendo feas.

Surgieron grupos de personas que ayudaban a los demás a comprender que la tetita mágica no era una bruja si no más bien un hada maravillosa que podía alimentar a millones de niños y niñas de todo el mundo. A veces era difícil convencer a los escépticos pero su ardua labor poco a poco iba dando resultados.

A lo largo de las últimas décadas fueron muchos ogros los que aparecieron intentando dañar a la pobre tetita mágica humillándola y contando falsas historias sobre su buen hacer. Ellos, en su gran afán por poseer la magia que solo la tetita tenía, crearon innumerables sustancias que aunque en apariencia eran similares a la magia de la tetita, su esencia distaba mucho de tener las bendiciones que solo ella tenía.

Durante muchos años la lucha ha sido incansable. Los ogros hicieron mucha mella con sus        atractivos inventos y sus mentiras pero poco a poco la tetita mágica se fue haciendo más y más fuerte gracias a todas las personas que la ayudaban a seguir adelante.

Como cada vez eran más los que no se dejaban engañar por las falsas historias, la tetita mágica pudo ayudar a más niños y niñas nutriéndoles y sirviéndoles de consuelo. Y es que la tetita tenía unos súper poderes tan increíbles que era capaz de saciar el hambre y la sed, de servir de cómoda almohada, de dar calor y aliviar la fatiga y el cansancio, de calmar el llanto. Cuenta la leyenda que incluso los niños y niña que se caían o se hacían daño olvidaban completamente su dolor cuando estaban con ella.

Y además era tan tan buena y tenía tan gran corazón que la tetita mágica velaba también por todas las mamás ya que las ayudaba a prevenir duras enfermedades. Y es que la tetita mágica no quería por nada del mundo que nada malo ocurriera para que nunca se separara la mamá de su bebé.

A día de hoy todavía la tetita mágica tiene mucho camino por hacer pero mientras viva seguirá luchando para seguir ayudando a todos los niños y niñas del mundo.

 

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

 

 

Imagen de www.crianzaenflor.cl

Total de visitas Visitas hoy
Anterior post Siguiente post

También puede interesarte

13 Comentarios

  • Responder MCarmen Cuenca 1 febrero, 2015 en 11:25

    Muy buen cuento Cris!

  • Responder jenny 1 febrero, 2015 en 23:31

    que bonito es el cuento cris

  • Responder lidia 2 febrero, 2015 en 12:40

    K bonito ijaa m a encantado, soy mama d dos hij@s una d 9 y otro d 6 y pensando en un tercero y solo puedo decir k m encanta tu pagina

  • Responder Clarisa Pereira 2 febrero, 2015 en 16:21

    Hermoso! :-*

  • Responder Hijitis Aguditis 2 febrero, 2015 en 17:21

    A veces con un cuento las cosas se entienden mejor. Me ha gustado ^^

    ¡Un abrazo guapa!

  • Responder Maria 5 abril, 2015 en 21:26

    Increible…y tan cierto como la vida….

  • Responder Esmeralda 26 junio, 2015 en 17:15

    Muy bonito! 😉

  • Responder María mar 25 marzo, 2018 en 12:55

    Que bonito😘

  • Responder Refugio de crianza 26 marzo, 2018 en 18:57

    Eso decía mi marido, que la teta es mágica porque se lo curaba todo al crío jejeje. Cuanto la extraño!!! Y eso que conseguí llegar casi casi hasta los 5 años.

  • Responder Cuestión de madres 26 marzo, 2018 en 19:21

    Es un cuento realmente precioso!!! Muchas felicidades

  • Responder Lai - asi piensauna mama 26 marzo, 2018 en 22:27

    Que bonito cuento nos has compartido!

  • Responder Caos en la azotea 28 marzo, 2018 en 09:29

    Es un cuento pero también una realidad como un pino. Por desgracia yo sólo pude dar pecho 2 meses y medio porque NADIE, ningún profesional ni familiar me ayudó a mejorar mi lactancia, solo recomendaban meter biberón. Y la presión me pudo. Hace falta mucha más información y querer hacer aobretodo de los profesionales que te asesoran. Claro que los niños engordan con la fórmula artificial, pero no deja de ser eso, artificial 🙁

  • Responder Diario de una mamá feliz 29 marzo, 2018 en 09:15

    Ohh que bonito ❤️ Una manera preciosa de hablar de la lactancia!! Nosotros, de momento, hemos llegado a los 20 meses de lactancia y ¡¡nos encanta!! Yo también digo que la tetita es mágica porque cura llantos, berrinches, desvelos.. y lo más importante, nos da tranquilidad a los 2 😍😍

  • Dejar un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: