Cuentos

LA NIÑA QUE NO QUERÍA CRECER

Érase una vez una niña que no quería crecer.

Ella miraba cabizbaja a su hermano pequeño, siempre en brazos de mamá. Observaba esos brazos que un día también la cargaron a ella, pero que ya a duras penas pueden sostenerla.

Sueña con ser mayor.

Pero no quiere crecer.

 

Le encantaría poder volar, ser veterinaria y maestra a la vez. Y, a veces, bailarina.

En ocasiones juega a ser como mamá. Y pinta sus uñas. Y quiere maquillarse un poco. Hasta usar tacones.

Y otras veces se acurruca en su regazo pidiendo teta. Ese vínculo sobrenatural que todavía le recuerda al bebé que un día fue. Porque de esa forma, consigue sentirse pequeña sin el remordimiento de querer serlo.

 

Ella pasa por la puerta de su clase de infantil y mira de reojo los juguetes. Y los echa de menos. Porque una parte de sí misma todavía quisiera tener las uñas llenas de plastilina de colores y jugar a las cocinitas cuando acaba de colorear un bonito unicornio.

Aunque se lo calle. Porque sabe que ser mayor es a lo que todos aspiran.

Porque cree que no debería querer ser pequeña otra vez.

 

Ella sueña con ser mayor porque la convencieron de que ser pequeña era malo. O al menos no tan bueno.

Ella sueña con ser mayor, sí.

Pero si de algo está segura es de que no quiere crecer.

Total de visitas Visitas hoy

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince − seis =

A %d blogueros les gusta esto: