GENEROSOS POR NATURALEZA
Personal

GENEROSOS POR NATURALEZA

Carlos González habla con mucho acierto bajo mi humilde punto de vista sobre la generosidad de los más pequeños.

Si nosotros no permitiríamos que un desconocido o una desconocida metiera sus manos en nuestro bolso, ¿por qué obligar a un niño o a una niña a que comparta sus juguetes con un igual si no quieren hacerlo?

Seamos sinceros. Nosotros somos generosos con quien queremos serlo, no con todo el mundo, no con quien nos dicen que lo seamos. Decidimos con quién compartir y qué compartir y por supuesto cuándo queremos hacerlo.

¿POR QUÉ CON NUESTROS HIJOS TIENE QUE SER DIFERENTE?

¿No es quizás contraproducente causarle un sofocón porque se nos meta en la cabeza que le preste su juguete al vecino? ¿No estaremos provocando de manera indirecta que rechace compartir porque lo asocie a una experiencia negativa?

Para mí la generosidad no es tal si no sale del corazón, de uno mismo.

No entra dentro de mi modelo de educación obligar a mi hija a que comparta si no quiere. Eso para mí no es enseñarla a ser generosa.

De hecho, hace unos días, fue ella quién me dio a mí una gran lección.

Hace unas semanas le dimos por primera vez una galleta entera para que ella la fuera mordiendo a su antojo. Cuál fue nuestra sorpresa al ver que la partió y con dos deditos cogió un trocito y se la ofreció a su padre con una sonrisa para después ofrecerme otro pedazo a mí. A los dos se nos saltaron las lágrimas. A nuestra hija le nació el compartir su galleta con nosotros y fue sin duda una muestra de su generosidad innata. No la que le hemos obligado a tener si no la que le hemos enseñado con nuestros actos hacia ella.

A los pocos días fui a tomar café con una amiga que tiene una niña un mes y medio mayor que la mía. ¡Me volví a quedar de piedra cuando le ofreció un juguete! Sin yo decirle nada. Ella solita cogió su juguete y se lo tendió invitándola así a que jugaran juntas. La otra nena hizo lo mismo con un juguete suyo. La imagen era preciosa. Dos niñas de unos 10 meses que se habían visto 4 ó 5 veces en sus vidas jugando juntas y compartiendo sin lágrimas y sin órdenes.

Si no hubiera querido prestarle su juguete no la hubiera obligado. Seguro que algún día acabaría haciéndolo. Cuando tenga más confianza, cuando la conozca más… en definitiva, cuando ella quisiera.

No creo en eso que dicen de que los niños son egoístas por naturaleza.

Creo en todo lo contrario. Son generosos por naturaleza.

Pero como para todo en esta vida se necesita de tiempo para desarrollarlo y descubrirlo.

Total de visitas Visitas hoy
Anterior post Siguiente post

También puede interesarte

16 Comentarios

  • Responder Bea 14 noviembre, 2014 en 23:39

    ais Cristina…… Mira de Carlos Gonzalez no voy a opinar….. En su día le saqué la targeta roja y creeme que me dolió tanto el alma que no,puedo ni leer su nombre . (Targeta roja al pediatra top ten de la blogosfera…. Por si quieres leer.

    En parte tienes mucha razón…… Los adultos comoartimos con quien decidimos…. Lógicamente pero pienso que para llegar a este punto hay que educar en compartir per se…. Cuando son pequeños para crear un hábito o valor….. Luego con más edad ya pasamos a la fase de con quien….. Llámame romántica…. Tonta o lo que sea….. Pero es mi manera de verlo….

    Yo las he educado en “dejale a este amiguito del parque tus juguetes, y él te dejará los suyos y lo pasaréis bien!!!! Creo que el valor de compartir es el valor de la sociabilidad, de las relaciones sociales, y hasta de la empatía.

    Ea!!!!! Mi humilde opinión guapísima.

  • Responder Inma 15 noviembre, 2014 en 09:52

    Desde luego los peques nos enseñaba a los mayores!!! Me encantan los bebes

  • Responder Papis y Pekes 15 noviembre, 2014 en 12:38

    Cómo has consultado con nosotros te dejamos aqui nuestros comentario. Cómo en esto y muchas otras cosas, están sujetas a la percepción y a la opinión personal de los papás.

    Nosotros también creemos que los bebés no pueden ser egoístas por naturaleza, pero a que llamamos ser egoista??? Un bebe que desde que nace aprender a captar la atención de todos los que le rodean y por lo general quieren ser el centro del momento … En el realidad son sentimientos innatos en el ser humano que poco a poco el bebe va a ir descubriendo … tiene que ser consciente de todos ellos, aprender a asimilarlos y controlarlos. Para ello estamos los papás, para enseñarles el camino. Enseñarles a compartir, a relacionarse con el entorno y los demás …

    Para nosotros este es el camino que hemos elegido, pero esto es cómo todo, al final nos los papás lo que deciden cual seguir.

    Suerte con el blog

    Un saludo

    Equipo Papis y Pekes

  • Responder Verónica Reng 15 noviembre, 2014 en 16:32

    Este es un post muy válido, mi bebé tiene 16 meses aún no ha entrado en la fase de negarse a compartir sus juguetes y siempre ofrece su comida y juguetes a los otros niños, si alguno coge algo suyo no se molesta, sigue jugando,claro si se lo arrancan de las manitas obviamente llora el pobre, en esos casos observo la situación que suele resolverse sin más, si logro distraerlo con un quieres jugar con este otro? o un, se lo prestas un ratito? y acepta no pasa nada, por lo general cede, es su temperamento, pero sé que esto cambia y llega una etapa de egocentrismo y vamos creo también, que son mas conscientes de sus jueguetes, pero tengo claro que llegado el momento, que está a la vuelta de la esquina, pensaré como Carlos González a quién sigo a través de sus libros, los tengo todos!, y así como bien dices, nos convertimos en selectivos, no a todos les prestamos nuestras cosas, si no, no existiría la propiedad privada, pero nada obligado es bueno y te doy la razón de que muchas veces causamos mas frustraciones que ganas de compartir. Si mi hijo en el parque quiere in juguete que otro niño no quiere compartir le explico que no es suyo y le acerco sus juguetes mebparecen mal las madres que le dicen a otros niños “hay que compartir”, solo porque el suyo quiere el juguete del otro. Por la misma regla de tres, no obligo a mi hijo a compartir si un niño se empeña y el se niega a prestarlo le digo al otro, “el ahora está jugando, cuando termine te lo presta y antes de irnos vuelvo a buscarlo para que se lo regreses”. Creo que todos entienden, pero hacer llorar a mi hijo para que deje de llorar otro me parece mas injusto que no compartir. Igualmente creo, que si en casa le transmitimos valores, ve que no somos mezquinos, aprende que compartiendo gana mas, ya lo hara por si solo, tal como lo ha hecho desde bebé, porque los niños son maravillosos.

  • Responder Hijitis Aguditis 15 noviembre, 2014 en 20:27
  • Responder Hijitis Aguditis 15 noviembre, 2014 en 20:28

    “Yo también he leído a Carlos González y estoy de acuerdo con lo que dice. Me ha encantado tu ejemplo y el comportamiento de tu peque.
    Como en todo, mi opinión es que hay que dejar a los niños y niñas que sean ellas mismas. Los papis y mamis estamos ahí para ayudarles, aconsejarles, informarles… Pero no para imponer nuestro juicio por encima de su criterio. Son niños, no soldados.
    Lo saludable es ante los problemas o posibles conflictos mediar y llegar a un equilibrio. Que nos sintamos cómodas tanto nosotras como madres y también ellas como hijas.

    Un beso!!!”

  • Responder Yolanda T.N. 15 noviembre, 2014 en 23:40

    Opino como Hijitis Aguditis, hay que dejar que sean ellos mismos y es importante la actitud y el comportamiento de los padres al respecto. No obligándoles a hacer algo que no quieren, sino que vean la generosidad en el hogar. Seguro que esto es así en vuestro caso y tu hija lo ha sabido ver y aplicar. Aprenden rápido. Un abrazo.

  • Responder Quica & Kids 16 noviembre, 2014 en 13:55

    soy de las que piensa que no se tiene que obligar a los niños a compartir, sin embargo si que creo que es importante enseñarles a saber porque no quiere compartir sus juguetes y enseñarles que es mas divertido jugar con alguien que solos. 😉

  • Responder Motherofthelamb 17 noviembre, 2014 en 00:04

    Creo que depende de la personalidad de cada niño…hay niños que comparten de manera espontanea,como tu hija con la galleta,y otros que se niegan a compartir y que gritan “es mio”… Hay que trabajar los valores sociales si se puede,aunque respetando y no forzando, hablando con ellos.

  • Responder Matronaonline 17 noviembre, 2014 en 07:37

    No puedo estar más de acuerdo contigo. Los niños tienen que madurar su personalidad hasta llegar al punto de decidir con quién comparten sus cosas. Sin olvidar que un gran modulador de su comportamiento es lo observado en los demás!

  • Responder Inma de Con hijas y a lo loco 18 noviembre, 2014 en 05:37

    Como preguntas, te dejo aquí mi opinión.
    Creo que obligar a una conducta, si el niño no tiene el momento evolutivo adecuado, es contraproducente.

    Pero sostengo que uno de los valores y fundamentos de la sociedad es la de compartir y disfrutar. Sin colaboración, no habríamos llegado hasta aquí. Con ella, podemos seguir avanzando.

    De todas maneras, depende de cada niño.
    Abrazo.

  • Responder Patricia Vera 18 noviembre, 2014 en 10:33

    Opino como tú. Cuando tienen una buena relación de afecto y confianza con alguien, no dudan en compartir incluso sabiendo que se van a quedar sin ello, toda una lección para los adultos. A veces me he mordido la lengua porque, sin querer, le iba a decir lo de comparte, y cuando su padre lo hace le digo que si a él le gustaría que un desconocido le cogiera el móvil y jugueteara con él a su antojo. Mi hijo lo pasa realmente mal cuando alguien se lleva su pelota y no la comparte por nada del mundo porque es lo más valioso que tiene. Cuando viene un niño, le digo que pueden jugar juntos si quieren y a veces tiene resultado y otras no, pero jamás le diré que se comparte. Cuando no deja la pelota, los otros niños me miran como diciendo que le diga a mi hijo que comparta, pero no pienso hacerlo porque compartir nunca debe ser obligatorio sino, como tú dices, debe nacer del corazón. Con el tiempo se dará cuenta de que si comparte la pelota se lo pasará mejor que jugando solo, pero es algo que solo tiene que decidir él, no los demás.

  • Responder Raquel de Cuando los sueños despiertan 18 noviembre, 2014 en 11:11

    Yo soy del pensamiento de Bea, está claro que los adultos compartimos y dejamos lo que queremos. Pero pienso, que para llegar a eso hay que educarles y crear unos valores. Me explico, tu peque ahora es pequeñita, pero los niños tienen una fase que es el ” es mio” y a lo mejor lo que dicen que ” es mio ” es el juguete de otro niño. Yo a mi hijo, si le enseño a que tiene que compartir,puede que otro día es él el que quiere el juguete y no se lo dejan. Es mi opinión. Un besito

  • Responder LauraBlanch 18 noviembre, 2014 en 15:02

    No hay nada más lamentable que ver a un niño llorando como un poseso porque sus padres le obligan a dejar sus juguetes a otro niño. Además siempre quieren que preste el que está usando… si me lo hicieran a mí ya les habría dicho cuatro cosas pero claro, eso a un adulto nunca se lo haríamos.

    Un abrazo :)

  • Responder Mónica - Maternidad Consciente 25 noviembre, 2014 en 03:47

    No creo que sean generosos por naturaleza, pero tampoco egoístas. Creo que son una hoja en blanco en donde vamos escribiendo una historia de amor a través de la crianza que les damos. Que tu hija haya decidido compartir su galleta y sus juguetes dice algo hermoso sobre su crianza. Obligarlos a compartir es simplemente ridículo.

  • Responder Sandra - Mi mundo entre pañales 11 noviembre, 2015 en 17:12

    Me ha encantado tu post! Yo opino que hay de todo pero centrándome en mi hijo puedo decir que no es para nada egoísta, sí que hay veces en que si él está jugando y le quitan el juguete se enfada Xo es q yo tb me mosqueo si estoy con el iPad y viene mi marido y me lo quita así q hay tener la mente abierta xq cada situación es diferente y por lo tanto si un niño en un momento dado no quiere compartir tampoco hay que tacharlo de egoísta. Un saludo!!!! ❤️

  • Dejar un comentario